Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



Triste canto al miedo


¿Hacemos mal defendiendo lo bueno? No, aunque sí puede dolernos.

El miedo es natural en el prudente y el saberlo vencer es ser valiente.
Alonso de Ercilla y Zúñiga (1533-1594)

Criticamos la cobardía ajena cuando nosotros mismos la ejercemos con frecuencia. Tememos las represalias que trae actuar y hablar como creemos que debemos, sobre todo cuando nos arriesgamos a perder algo, un privilegio, un reconocimiento, un puesto que, aunque no sea importante para otros, lo es para nosotros. Oír opiniones distintas nos hace entonar una canción al miedo que no es más que sumisión al pensamiento y creencias de los demás. No queremos complicarnos la existencia. Es más fácil asentir que llevar la contraria. Es más cómodo decir sí que negarse. Siempre aparece la falta de seguridad, el miedo a bajar de nuestro estatus aunque estemos a ras del suelo.


2

Foto de Lukas Rychvalsky en Unsplash CC.

Es natural querer que los demás nos miren bien. Necesitamos saciar el hambre de ver que somos aceptados; está bien, pero no a costa de nuestra integridad.

Tememos la soledad, el vacío que puedan hacernos sentir si nos pronunciamos en contra. Normalmente, tomar partido por alguna causa lleva a ese enfrentamiento, a esa soledad y a ese vacío. Andamos buscando aprobación y cuando no la tenemos, perdemos el equilibrio y nos derrumbamos ya que la inseguridad aparece de repente sin que la llamemos.

Con nuestro mirar diferente hacen que nos sintamos como bichos raros. Pero no importa serlo cuando apostamos por lo que creemos que vale la pena. 

Dejemos de fingir la risa cuando nos pidan que riamos y dejemos de fingir el llanto cuando nos pidan que lloremos. ¿Es esta la vida que elegimos?¿Servir a toda costa con tal de sentirnos incluidos? No dejemos que se nos nuble la mente. Recobremos nuestros ideales.

Justificamos el miedo disfrazándolo con excusas diferentes y la continuidad de este estado hace que el pavor se instale en nuestra manera de vivir. Pensemos en el bien que podemos hacer si nos armamos de valor ante lo recto. ¿Hacemos mal defendiendo lo bueno? No, aunque sí puede dolernos. 

Temor debe causar dejarnos vencer por algo que no compartimos. Apostar por lo que otros han elegido en lugar de nosotros. Sería como dejar morir los sueños, como matar nuestro crecimiento.

No somos esclavos. No tengamos miedo de vivir en libertad, es triste si dejamos que nos venzan. Es triste sí y esto me lleva a pensar si también es pecado.

¿No es en definitiva el conocimiento de la verdad el que nos hace libres? Jn 8,32. 

Hay un profundo temor
instalado entre los tuétanos,
es el miedo del ser humano
a sembrar la verdad
y recoger su fruto.

----------------------------------------------

Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes