Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



Superioridad



Son los inocentes los que más ilusiones guardan.


MADRE, tu niña es una tonta. ¡Qué simple es la pobre! ¡No sabe distinguir las luces de la calle de las estrellas!

Si jugamos a comer chinitas, se cree que son comida de verdad y quiere tragárselas. Si le pongo mi libro delante y le digo que tiene que aprender el abecé, raja las hojas y luego berrea de alegría como si hubiera hecho una gran cosa. La regaño entonces sacudiendo la cabeza y le digo que es muy mala… Y vuelve a reír, y se cree que estamos jugando a un juego muy divertido.



2

Imagen de Yasmin Dangor en Unsplash.

Todo el mundo sabe que papá no está aquí. Pero si yo, por jugar, grito: ¿Papá!, mira como una loca alrededor y cree que papá está a su lado. Cuando le estoy yo dando clase a los borricos de la lavandera que viene por la ropa y le digo a tu niña que soy el maestro, se pone a gritar sin más y me llama “¡Dada, Dada!”.

Luego tu niña quiere coger la luna. A ganes le dice Ganus y se figura que es una gracia muy grande. ¡Qué simple es la pobre! Madre, tu niña es una tonta.
(Tomado del libro La Luna Nueva, Tagore)

Aquí tenemos el ejemplo de superioridad que se transforma en quejas a una madre sobre su hija soñadora, una historia que bien puede aplicarse al comportamiento de supremacía que poseemos, ya sea de manera constante o esporádica, tanto con los mayores como con los pequeños. Nos envalentonamos ante cualquier débil que no demuestra maldad. Aceptamos la indefensión como motivo para jactarnos. Sin embargo, son los inocentes los que más ilusiones guardan.

Bienaventurados los que ven estrellas en la luz de las farolas.

Bienaventurados los que viven inocentes su pobreza.

Bienaventurado los que llevan su propia iniciativa a la hora de aprender.

Bienaventurados los que no se toman a risa los insultos que reciben.

Bienaventurados los que creen que lo imposible puede hacerse realidad.

Bienaventurados los que reconocen a los otros como dignos.

Bienaventurados los que ven la luna al alcance de su mano.

Bienaventurados los que buscan provocar la sonrisa.

Bienaventurados los que no tienen maldad.


Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes