Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



Queremos reflejarte

Podemos responderle, cada uno, sea cual sea el terreno espiritual y físico donde se encuentre.

Son muchos los textos bíblicos que cautivan, que como agua de lluvia se desparraman sobre el corazón inerme del sediento lector, y le envuelven con el mimo que una criatura pequeña necesita y reclama, y los llama hacia sí el Señor. Estos mensajes de amor y restauración demandan una relación formal entre él y nosotros. En ellos el miedo desaparece porque ante su poder se espanta, porque Dios infunde seguridad, perdón, confianza, serenidad y fortaleza a raudales. Leamos estos versículos en el libro del profeta Oseas capítulo14:5-7.


2

Foto de Álvaro Ortiz en Unsplash.

Dice el Señor:
“Voy a curarlos de su rebeldía;
voy a amarlos, aunque no lo merezcan,
pues ya se ha apartado de ellos mi ira.
Voy a ser para Israel como el rocío,
y dará flores como los lirios.
Sus raíces serán tan firmes
como el monte Líbano;
sus ramas se extenderán
hermosas como las ramas del olivo,
y será su aroma como el de los cedros del Líbano.
Israel vivirá de nuevo bajo mi protección;
entonces crecerán como el trigo,
florecerán como la vid
y serán famosos como el vino del Líbano.

No somos Israel y sin embargo, podemos apropiarnos de estas palabras, enamorarnos de ellas, hacerlas nuestras, disfrutarlas, consolarnos e intentar parecernos lo máximo posible al deseo que proporcionan estos dones que ha dispuesto bajo su cuidado. Es por eso que podemos responderle, cada uno, sea cual sea el terreno espiritual y físico donde se encuentre. Cada uno puede responder con voz plural y firme, dialogar en conversación mutua, confirmando, releyendo su propio mensaje tras la aceptación.

Ante ti estamos,
ante tu gracia infinita.
Cúranos.
Sánanos de cuerpo y alma.
Ámanos aunque no lo merezcamos.
Sé para nosotros como el rocío temprano
y daremos flores como los lirios.
Serán entonces nuestros cimientos
inmovibles,
como el de las grandes montañas.
Alegres se extenderán nuestras ramas,
como se extienden las de los olivos jienenses.
Alcanzará nuestro aroma a ser
como el del tomillo y el  romero,
dilatados
por los campos andaluces.
Viviremos bajo tu protección
y creceremos
como el bien sembrado  trigo.
Asimismo floreceremos como la vid
y, gracias a tu obra en nosotros,
te reconocerá la gente.
Tú eres nuestro guía,
nosotros seremos el reflejo de tus deseos
cuyas semillas esparciremos por los bosques frondosos.

 

Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes