Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



El árbol adorado



Había un árbol al que los hombres y mujeres adoraban, desdeñando el culto que practicaba su pueblo.

En nuestra Biblia podemos encontrar historias hermosas que nos ayudan a ser fieles a Dios, yo he encontrado esta historia que no pertenece a ella y sin embargo, creo que ilustra muy bien el significado que encierra y la lección que nos envía. Quizá a algunas personas les parezca irreverente que una pueda hacer uso de una enseñanza que no proviene de las fuentes naturales del cristianismo, allá cada cual con sus pensamientos y sus maneras de entender la fe. A quien pueda ayudar este relato, que le ayude.


El árbol adorado



2

Foto de Rob Hooft en Wikimedia Commons

A veces el mismo diablo accede a instruirnos, como en esta historia árabe.
Había un árbol al que los hombres y mujeres adoraban, desdeñando el culto que practicaba su pueblo. Un hombre, irritado por aquella idolatría, decidió cortar el árbol. Se presentó caída la noche con una pesada hacha, pero el diablo apareció en forma humana y le preguntó:
—¿Qué vas a hacer con esa hacha?
—Voy a cortar el árbol.
—¿Por qué?
—Porque hay hombres y mujeres que lo adoran, con lo que olvidan al verdadero Dios.
—¿Qué te importa esto –le dijo el diablo-si tú no lo adoras?
—¡Quiero cortarlo y lo voy a hacer! –contestó el hombre, levantando el hacha.
—¡Espera! –gritó el diablo, colocándole una mano sobre el brazo-. ¿No preferirías, en lugar de cortar ese árbol, hacer algo que te fuera útil?
—¿Qué quieres decir? –preguntó el hombre un poco confundido.
—Mi propuesta no es un enigma. Te ofrezco, si renuncias a cortar ese árbol, dos monedas de oro.
—¿Quién me las dará?
—Yo mismo.
—¿Cuándo?
—Cada mañana, cuando despiertes.
El hombre bajó el hacha y regresó a su casa. A la mañana siguiente, un mendigo enmascarado llamó a su puerta, le dio dos monedas de oro y se marchó rápidamente.
Al día siguiente, el hombre se levantó temprano y esperó al mendigo. Pero lo esperó en vano. Nadie le trajo las dos monedas de oro prometidas.
El hombre se enfadó muchísimo, cogió su pesada hacha y corrió hacia el árbol. Allí encontró al diablo en su forma humana y el diablo le dijo:
—¿Qué vas a hacer con esa hacha?
—¡Voy a cortar el árbol!
—No. Ya no eres capaz de cortarlo.
El hombre levantó el hacha. El diablo la tocó con un solo dedo y la tiró. Después empujó al hombre, que se rompió la espalda al golpearse contra un muro, y estuvo a punto de morir.
—¿Quién eres? –preguntó. ¿De dónde procede esa fuerza sobrenatural?
—De las dos monedas que has aceptado. Cuando quisiste cortar el árbol para proteger el verdadero culto de Dios, no podía hacer nada contra ti. Pero, cuando has querido cortarlo porque estabas enfadado a causa de las monedas de oro que no has recibido esta mañana, has caído en mis manos. Y por eso te he machacado.

El Círculo de los Mentirosos, Jean-Claude Carriére

 


Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes