Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Artículos

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


Cuando Jesús pasa, algo pasa
(I)


 

Leví (Marcos 2.13-17)

Esta historia se narra casi al comienzo del llamado “ministerio público” de Jesús. Era el tiempo de empezar a formar y organizar su particular clase de teología y pastoral. Lo prioritario era convocar a los alumnos. De hecho, y según el Evangelio de Marcos, ya había llamado a los primeros cuatro, y estos habían respondido positivamente a la invitación.

Las clases –en las que teoría (“teología”) y práctica (“pastoral”) estaban tan íntimamente interconectadas que eran inseparables–, ya habían comenzado en la sinagoga de Cafarnaún.

Pero cuatro alumnos no eran suficientes para la ingente tarea que tenían por delante. Y así, el mismo Jesús llama a otro. Leemos en el Evangelio:

Después fue Jesús otra vez a la orilla del lago; la gente se acercaba a él, y él les enseñaba. Al pasar vio a Leví, hijo de Alfeo, sentado en el lugar donde cobraba los impuestos para Roma. Jesús le dijo:

—Sígueme.

Leví se levantó y lo siguió.*

La adición de este alumno es tan importante que los tres Evangelios sinópticos la registran. Aparte de la diferente ubicación de esta historia –Mateo, por ejemplo, la coloca después del sermón del monte, que Marcos no incluye en su Evangelio–, los relatos son esencialmente iguales. Hay algunos pequeños, pero significativos, detalles que los distinguen. Aquí vamos a atenernos sobre todo a las palabras de Marcos, aunque aludamos a algunos de esos detalles para completar el cuadro.

En ese Evangelio, el nuevo alumno se llama Leví. Era publicano, o sea, judío que recaudaba impuestos para el imperio romano. Estaba ocupado en esas responsabilidades profesionales cuando Jesús lo llamó.

Leví era rico, pues organizó, en honor de Jesús, un banquete al que fue invitado un gran número de colegas de profesión y otras personas (Lucas 5.29).

Vamos a dejar de lado varios y variados datos que nos proveen estos relatos para concentrarnos en uno solo, en consonancia con el título general que hemos dado a esta miniserie: “Cuando Jesús pasa, algo pasa”.

Ese dato lo vamos a desglosar así: (a) Leví era publicano; (b) Leví era rico y organizó un gran banquete; (c) Leví estaba abiertamente identificado con los demás miembros de su gremio; (d) Leví no tuvo, al parecer, prejuicios para invitar a su banquete a  “otras personas” (Lucas) que eran gente “de mala fama” (Mateo, Marcos); (e) Leví no hizo el banquete en secreto o a escondidas, pues fariseos (Mateo) y sus “maestros de la ley” (Lucas) lo supieron y hablaron con algunos de los seguidores de Jesús (que “eran muchos”: Marcos).

En el contexto social de la época, a los ojos de ciertas personas lo que hizo Leví pudo estar bien y ser correcto; lo que hizo Jesús, al contrario, estaba mal y era incorrecto. Se trataba, ni más ni menos, del serio problema de si se debía respetar, siempre, las convenciones sociales establecidas en la comunidad en cuanto al trato entre personas de diferentes categorías sociales (o clases). En conformidad con las normas de su época, Jesús, reconocido como rabino, no debió haber aceptado la invitación de ir a comer en la casa de Leví, publicano. Un hombre de bien, como Jesús, no podía mezclarse ni con el que recaudaba impuestos para la fuerza invasora ni con la otra gente de mala reputación que había acudido al banquete.

Sin embargo, para Jesús aquella era una ocasión dorada: en su escuela de teología y en la obra que llevaba a cabo no había cabida para discriminaciones de ninguna clase, y menos por razón de posiciones o de prestigios sociales. Ni el dinero ni el estatus significaban cosa alguna en la nueva comunidad que él estaba formando.

Y nada mejor para mostrar y demostrar esta nueva perspectiva de las relaciones humanas que hacerlo en una comida en común.

Es que cuando Jesús realmente pasa, se rompen las convenciones sociales que son estorbo para la comunión entre los seres humanos.

Plutarco Bonilla

Tres Ríos, Costa Rica

Enero, 2015

________________________________

*Biblia Dios habla hoy. Edición de estudio. Mientras no se indique otra cosa, todas las citas bíblicas en esta serie están tomadas de esta traducción.


    -Indice de artículos de Plutarco Bonilla
    -Indice general de artículos



Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes