Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Artículos

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



Tres herramientas para el estudio bíblico


Me gusta recomendar tres herramientas para el estudio bíblico, porque he visto a través de muchos años lo valiosas que son.

 

   Cuando tu oyes, apreciado lector, eso de tres herramientas, me imagino que podrías pensar de inmediato en una Biblia, un cuaderno y un lapicero. Bueno,esos son muy importantes, pero estoy pensando en algo diferente. Entonces, ¿serían una traducción moderna de la Biblia, una concordancia y un comentario bíblico?  También muy importantes, pero ¡tampoco es eso!

 

   La primera de mis herramientas para estudiar bien la Biblia es una lupa. La lupa nos servirá para examinar cada pasaje con el debido cuidado, o sea, "escudriñar las escrituras" como lo hacían los Bereanos. Eso nos ayudará a ver mucho mejor lo que realmente está en el texto que el Espíritu Santo inspiró y lo que no está, porque no aparece bajo la lupa. Y sin duda, habrá sorpresas.

 

   Sorprenderá, por ejemplo, encontrar en los pasajes del Nuevo Testamento que hablan del juicio final, que todos dicen que seremos juzgados por nuestras obras; nunca dice que seremos juzgados por nuestra fe o nuestra práctica religiosa. Aun en Apocalipsis 20, donde como única excepción dice que se abrirá "el libro de la vida", dice primero que se abrirán "los libros" (de las obras en vida de cada persona) y que todos serán juzgados "según sus obras" (Ap 20:13).

 

   Otra sorpresa vendrá cuando aplicamos la lupa a Apocalipsis 21-22. Yo creía casi toda mi vida que al final de este libro profético, Dios nos llevaría al cielo. ¿Qué otra cosa podría ser nuestro destino final? Pero la lupa revela otro desenlace en Apocalipsis. Juan ve cielo nuevo y tierra nueva (21:1) y una Nueva Jerusalén que desciende a esa nueva tierra (21:2,10; 3:12). Aun más sorprendente, Dios trasladará su trono, que Juan mismo había visto en el cielo (4:1-2), a esa ciudad (22:3). Ahora la sede del gobierno de Dios "aterrizó" para establecerse en la nueva tierra. Hace unos años, enseñando esto en Chinandega, Nicaragua, un buen hermano no pudo aceptar que la Nueva Jerusalén iba a descender a la nueva tierra, y no nosotros ascender al cielo. Levantó la mano para aclararnos el asunto: "Hermano Juan", nos dijo, "es que va a descender p'arriba".

 

   Otras veces podemos sorprendernos por descubrir lo que no está bajo la lupa. Por ejemplo, te invito a ponerle lupa a todo el Nuevo Testamento, desde Mateo hasta el Apocalipsis, a encontrar un solo versículo que dice que las bodas del Cordero se realizarán en el cielo durante el período de la gran tribulación. ¡No existe! Esas nupcias se anuncian, enviando las invitaciónes, en 19:7-9, después de la tribulación final y en vísperas del Armagedón. Otra sorpresa bajo la lupa: 1 Tesalonicenses 4:13-17, el famoso pasaje sobre el arrebatamiento, en ningún momento nos lleva hasta la presencia de Dios en el cielo. Nos arrebata hasta la nube, "para nuestro encuentro con el Señor" (4:17) en el aire. Ni "la nube" ni "el aire" puede referirse al cielo de Dios.

 

   Una segunda herramienta indispensable para el bueno estudio bíblico es un borrador (de pizarra y lo más grande posible). Un problema mayor en el estudio bíblico es que no queremos que la Biblia cambie nuestras ideas y nuestra vida. Es demasiado incómodo, y nos pone nerviosos. Muchas veces somos como ese buen hermano de Chinandega, que quería entender "descender" como "descender para arriba", todo para no tener que cambiar algo que había creído. Pero si estudiamos la Biblia (o cualquier otro libro), es para que nos cambie. Si no, ¿para que perder el tiempo leyendo la Biblia.

 

   Creo que si miramos atrás, a lo mejor todos encontraríamos cosas que creíamos antes pero ya hemos cambiado. En toda la primera fase de mi ministerio, yo creía que los dones del Espíritu terminaron con los apóstoles y entonces tales manifestaciones hoy eran falsas porque no podrían ser de Dios. ¡Qué equivocado que estaba! Pero mediante un estudio más cuidadoso, con buen uso de la lupa, Dios pudo cambiarme y liberarme de ese prejuicio anti-bíblico.

 

   Claro, esos cambios tienen que estar sujetos a la Palabra; la lupa tiene que ir antes del borrador. A veces, cuando estoy enseñando, veo que alguien comienza a mover la mano sobre la frente, un poco como los limpiadores del parabrisas de un carro. Con eso me doy cuenta que está usando el borrador. Una vez un estudiante me preguntó, "Hermano Juan, ¿dónde puedo comprar un borrador como de un metro de largo? ¡Es que tengo muchísimo que borrar!"

 

   Finalmente, la tercera herramienta es un par de audífonos, para sintonizar la voz de Dios.  No estudiamos las escrituras sólo para ser expertos en conocimiento bíblico, sino para escuchar al Señor, ser discípulos fieles y obedecer su voluntad.  No bastan la lupa y el borrdador; necesitamos también audífonos espirituales. Para parafrasear la bienaventuranza de Apocalipsis 1:3, "bienaventurados los que escudriñan la Palabra con lupa, cambien sus ideas con borrador cuando es necesario, y escuchan atentamente la voz de Señor con unos audífonos bien afinados, para inmediatamente poner por obra la palabra profética".


Publicado en el blog de Juan Stam


    -Indice de artículos de Juan Stam


    -Indice general de artículos


Juan Stam
.

Quiénes somos      Cocntato      Preguntas Frecuentes