Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



LA DOBLE APROBACIÓN

Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas. Santiago 2:1.

Es bien sabido que, tristemente, en la calle todavía las mujeres tienen que soportar que haya dos varas de medir, una para los varones y otra para las mujeres. Una vez conseguido el título necesario, ellos pueden ir tranquilamente a presentarse a cualquier trabajo, y si se les considera aptos, perfecto y a poner su talento al servicio de la empresa. Ellas, una vez conseguido su trabajo, con iguales títulos y experiencia que los varones, deben continuar demostrando están capacitadas para trabajar en el puesto al que han sido designadas. Una y otra vez, deben estar demostrando lo que valen, luchando para que se les haga el mismo caso que a los varones, etcétera.

¡Qué triste cuándo en el mundo cristiano sucede lo mismo! Que haya iglesias y lugares que a igual formación y experiencia, las mujeres tengan que continuar soportando esta doble vara de medir. Que una vez terminada su formación teológica, a los varones los pongan de pastores aquí y allá sin cuestionar si su vocación o preparación son las adecuadas. Y en cambio las mujeres, antes de recibir un cargo que se crea importante, tengan que demostrar si su vocación de servir al Señor es auténtica y su valía levantando obras en lugares difíciles una y otra vez. Esto es actuar como los creyentes a los que se dirigía Santiago, haciendo acepción de personas. Que lo que valga y capacite a unas personas, no sirva para otras. O se pone a prueba a varones y mujeres o se les da el visto bueno a los dos. 

Alguien podrá pensar: “eso no pasa en mi iglesia”. Pero la realidad es que las mujeres, en la mayoría de las iglesias, no pueden llegar a los mismos puestos de liderazgo que los varones aunque tengan siete doctorados teológicos y una larga experiencia de servicio. Y cuando se hacen congresos o eventos para tratar temas que afectan a todas las personas de la iglesia por igual, muchas veces las mujeres son echadas a un lado. Recuerdo que hace unos años se hizo un evento para tratar sobre la alabanza, que se pudo ver en vídeo. Vi a varios varones, y a una sola mujer, cuando es sabido que hay cantantes cristianos más o menos conocidos de ambos sexos. En ese momento me hice una pregunta que también se ha hecho Isabel Pavón y supongo que otras muchas: ¿dónde están mis hermanas? Eso también es darle menos valor a la voz de una mujer que a la de un varón. Creo que es de justicia que nuestra voz se oiga y valga lo mismo que la de los varones. Espero que algún día podamos dejar de preguntarnos dónde han metido a las mujeres, aunque me temo que todavía queda un largo camino.

 

 

Mª Auxiliadora Pacheco



    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora

    -Página facebook de Auxiliadora

    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes