Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



MUJERES EN REUNIONES PEQUEÑAS

En la mayoría de las iglesias de la actualidad, además de la reunión principal del domingo, hay otras reuniones a lo largo de la semana. Algunas en el edificio de la iglesia, y otras más informales. Las más informales casi siempre se celebran en domicilios privados.

Estas reuniones informales pueden estar presididas por hombres o mujeres. Cuando son varones los que presiden, lo habitual es que puedan dar el tema o enseñanza con normalidad. Pero vengo observando que cuando es una mujer quien preside, cambia la historia. Pueden ocurrir varias cosas. Que la mujer empiece a dar el tema que tenía preparado, y haya un varón al que le guste uno de los apartados que toque. Entonces empezará a dar su enseñanza particular y la hermana deberá esperar pacientemente hasta que el varón termine para poder continuar con el tema que se estaba dando. Algo que sería totalmente impensable en un culto clásico. Imaginemos que un pastor que esté dando la predicación del domingo, fuera interrumpido por cualquier miembro de la iglesia que tuviera ganas de hablar de su tema favorito, y tuviera que esperar de veinte a treinta minutos para continuar con el sermón. Es algo tan absurdo que puede que hasta dibuje una sonrisa en más de una persona que lea estas líneas. Pero yo lo he visto ya unas cuantas veces, y en diferentes lugares. Otra cosa que puede ocurrir, es que, aunque la hermana haya dado ya la palabra que tenía preparada, otro varón predique a continuación su propio sermón. No me refiero a un apunte o aclaración sobre lo dicho, sino a otra nueva predicación. A mí personalmente me da la impresión de que pareciera que no es suficiente con lo que ya se dijo, o no sé qué otra cosa pensar. Como si solamente se aceptara  a medias (como mucho), el que sea una mujer quien lleve una de estas reuniones. Que el liderazgo de estas mujeres solamente se aceptara con la boca pequeña. 

No me refiero a los problemas de orden que pueden darse en cualquier reunión pequeña, sea llevada por varones o mujeres. Ni a que

cuando surja una necesidad seria entre los miembros, no pueda ser atendida. Ni a que no se pueda preguntar cuando algo no se entienda. Creo que cuando no se comprende alguna cosa, se puede pedir una aclaración con brevedad, para no quedarse con la duda. Me refiero al cuestionamiento con los hechos y las palabras de la capacidad de una mujer para poder liderar alguna de los diferentes tipos de reuniones pequeñas que pueden haber en una iglesia. Es la misma historia de siempre, tener que estar demostrando continuamente algo que se les acepta a los varones sin titubear. Espero que algún día cambien las cosas, aunque me temo que va para largo.

 

 

Mª Auxiliadora Pacheco



    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora

    -Página facebook de Auxiliadora

    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes