Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



FLORES PARA LA ESPERANZA

Aunque la higuera no florezca
ni en las vides haya frutos,
aunque falte el producto del olivo
y los labrados no den mantenimiento,
aunque las ovejas sean quitadas de la majada
y no haya vacas en los corrales,

con todo, yo me alegraré en Jehová,
me gozaré en el Dios de mi salvación.
 Jehová, el Señor, es mi fortaleza;
él me da pies como de ciervas
y me hace caminar por las alturas.

        Habacuc 3:17-19

El otro día estuve en un mercadillo. Al ir entre los puestos vi a un vendedor de plantas que iba recorriendo el rastro con algunas plantas de interior y varios geranios. Entre éstos últimos, vi dos especialmente llamativos. Ahora los llaman de otra manera, pero antiguamente por aquí se les decía geranios de pensamiento, porque sus flores grandes y hermosas tienen un jaspeado muy parecido a las violetas de pensamiento. Sus flores eran y son de color rosa, unas un poco más claras, y otras yendo más al malva, con las marcas más oscuras. Me acordé de las jardineras de mi habitación, vacías por no haber prosperado lo que sembré en ellas. Vacilé un poco antes de comprarlos, por ser su precio más elevado que el de otro geranio rojo común que llevaba, con las flores más pequeñas y ya algo mustias, y el follaje menos espeso. Pero me quise dar una alegría, y me los compré. Necesitaba algo para animarme. En Málaga también se estaba empezando a elevar el número de casos de infectados por coronavirus. Al día siguiente los trasplanté a las jardineras de mi ventana. Empezaron a darme alegría al levantar la persiana por la mañana y ver esa belleza. Casi inmediatamente después saltaron todas las alarmas por el aumento de casos de coronavirus en Málaga. La Ferede recomendó la suspensión de todas las actividades y cultos de las iglesias en España, recomendación que se ha seguido al pie de la letra en mi iglesia, lo mismo que en otras muchas. Me entristecí, pero claro, la salud es lo primero. Hoy al levantarme he visto mis geranios en plena floración, y me alegro de haberlos comprado. Son una señal de que hay esperanza, de que esta crisis y otras pasarán más tarde o más temprano. Por eso Habacuc, el profeta filósofo, el que se hacía tantas preguntas, acabó por levantar su mirada hacia arriba y entonar una canción de esperanza y confianza en Dios. Nuestra tarea en esta y otras crisis es orar y seguir las recomendaciones de las autoridades. Nuestro Padre cuida de los suyos, a nosotros nos toca no perder la confianza en Él pase lo que pase.

 

 

Mª Auxiliadora Pacheco

    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora
    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes