Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



EL ESCÁNDALO DE LA MALARIA

La enfermedad llamada malaria o paludismo causa cada año entre dos y tres millones de muertes al año, siendo la mayor parte de ellas de niños menores de cinco años. Un porcentaje muy alto de las muertes producidas por esa pandemia tienen lugar en África. El gran escándalo y tragedia es que ya existe un remedio para la malaria que lleva años utilizándose en la medicina china con buenos resultados. Se trata de la planta llamada Artemisa, en la especie Artemisia Annua.

Josep Pàmies es un agricultor que se pasó al cultivo ecológico, y se ha convertido en un defensor activo de la agricultura ecológica y los remedios naturales. Habiendo sabido que la O.N.G. alemana Anamet, que se dedica a la promoción y cultivo de plantas medicinales, estaba tratando los casos de malaria en África de una forma efectiva con Artemisia Annua, les compró semillas. Dichas semillas procedían de plantas híbridas, por lo que las plantas que nacieran de ellas no producirían semillas fértiles, así que habría que estarlas comprando de año en año, al precio que quisieran ponerles, algo elevado según Pámies. Después de empezar a producir plantas de Artemisia Annua, Pàmies y su grupo de trabajo probaron a tratar a los inmigrantes africanos que llegaban a España con malaria con dicha planta con excelentes resultados. Entonces comenzaron a entregarles las semillas cuando regresaban a sus países, para que pudieran abastecerse gratuitamente. Javier Galindo, un cooperante español que entregaba en África los medicamentos que pudieran recoger en España, les pidió semillas. Josep Pàmies se las proporcionó y también plantas secas. Javier se preocupaba de que al volver a España la población se quedaba desabastecida de medicamentos. Comenzó a cultivar las plantas en Gambia y a probar el tratamiento con dos ayudantes africanos que padecían malaria, que se curaron en pocos días. Después extendió el tratamiento al resto de la población. En año y medio curaron 30.000 personas sin una sola muerte. En un hospital cercano moría la gente de malaria, pero en su choza no.

Al enterarse de lo que sucedía, empezaron a ir personas de organismos y Oenegés oficiales, cuestionando su trabajo, incluso asustándole con que cualquier día podía ir un sicario y matarlo. A los quince días el gobierno de Gambia arrasó los campos de Artemisa con sus autoridades sanitarias diciendo que era droga y que no poseía titulación oficial para curar a la gente. Esas acusaciones eran unas mentiras descaradas, porque la Artemisia se siembra en grandes cantidades en África para enviarla a una fábrica de Suiza de la farmacéutica Novartis, donde fabrican un medicamento con el extracto de las hojas, la artemisina o Artén, el nombre comercial. El medicamento vale 50 euros, cuando quien trabaja en África gana 20 euros al mes, por lo que no pueden pagarlo.

Detuvieron a Javier, pero tuvo suerte porque dos imanes a los que les había curado hijos de malaria intercedieron por él, y al mes fue liberado. En ese momento había en Gambia muchos asesinatos. Pero ya no pudo seguir trabajando con la Artemisa.

La Artemisia Annua, como ya he dicho, lleva milenios usándose para tratar la malaria en China. La O.M.S. prácticamente la ha prohibido por intereses de las multinacionales. También han prohibido una planta africana que cura el ébola, y otra que si se echa a las charcas, mata las crías del mosquito que transmite la malaria. Todo por intereses de las multinacionales, y solamente permiten fundaciones filantrópicas oficiales. La de Bill Gates ha costeado la elaboración de un extracto de artemisina, y ha patentado el medicamento para venderlo a gente que no puede pagarlo. Para intentar tapar esta jugada, ha financiado la investigación de una planta de Artemisa más potente, eso sí, híbrida, para que no puedan reproducirla después los africanos. También ha dado dinero para elaborar una vacuna cuando ya existía una.

Otras propiedades de la artemisa son que es anticancerígena, además de aliviar otras dolencias, y fortalece las defensas.

Esta historia, afortunadamente, tuvo un final esperanzador. Un grupo de voluntarios descubrieron una variedad de artemisa autóctona en el río Besós. Al investigarla, descubrieron que poseía las mismas propiedades que la artemisa china. Además, al ser una planta de una especie que no ha sido manipulada, las semillas que produce son fértiles. Una vez que se siembra, las semillas que produce pueden producir nuevas plantas de año en año. Actualmente Josep Pàmies y su grupo de trabajo regalan las semillas a pequeñas oenegés, porque las grandes y autorizadas oficialmente las rechazan. Temen por la seguridad de los cooperantes, porque hay muchos intereses económicos por medio.

En el mundo actual, vale más el beneficio de las farmacéuticas que la vida de un niño africano. Hace unos días, en una actividad en un huerto urbano, una chica se quejó de que iba a tener que ponerse corticoides y que ella no quería. Padecía una especie de eccema hereditario, que ese día lo tenía en la frente y le picaba mucho. Entonces le entregué llantén, que abundaba en el terreno, le dije que lo exprimiera entre los dedos y se aplicara el jugo. Al poco rato dijo que se le había quitado el picor. La información sobre las propiedades del llantén también la había obtenido de Josep Pàmies. Y así podía seguir contando sobre otras muchas enfermedades, que las grandes multinacionales prefieren hacer crónicas en lugar de curarlas, para poder seguir obteniendo beneficios. Pero el caso de la malaria es especialmente sangrante, porque se trata de la vida de millones de personas. No podemos seguir callando y consintiendo esta situación.

Los datos usados en este artículo han sido extraídos de la información proporcionada por el agricultor Josep Pàmies.

 

Mª Auxiliadora Pacheco



    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora

    -Página facebook de Auxiliadora

    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes