Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


A MIS OJOS ERES DE GRAN ESTIMA

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

 

Porque a mis ojos eres de gran estima, eres honorable y yo te he amado… Isaías 43:4.

A mis ojos eres de gran valor, como una rara piedra preciosa de las que gastáis tanto esfuerzo por encontrar. No importa cuantas veces te han dicho que no vales, cuantas veces te han menospreciado o te hayan pisoteado. No me importan tus fracasos, ni las veces que te has desviado del camino correcto. Todo eso no quita ni una pizca de lo que vales para mí, de lo que me importas.

Si te has caído, aquí está mi mano. Tómala sin miedo, soy tu padre que viene en tu ayuda para levantarte. Si te faltan las fuerzas para estar en pie, apóyate en mí. Si te duelen las heridas, confía en mí, que soy tu médico, y quiero sanarlas. Derrama sobre mí tus lágrimas, que quiero consolarte. Entrégame tu tristeza, y yo te daré mi paz. 

Si lloras por tus faltas, en mí hay perdón y misericordia. Yo llevé todos tus pecados, todas tus miserias en la cruz. Cuando te recibí en mis brazos, sabía que seguirías tropezando una y otra vez. ¿Acaso las madres y padres terrenales dejan de limpiar a sus hijos cada vez que lo necesitan? Así soy yo, solamente te pido que vengas a mí para que te limpie. Déjame limpiarte del polvo y barro del camino, y envolverte con mi justicia.

Si estás triste, derrama ante mí tus lágrimas. Yo tengo una copa para guardar tus lágrimas, no se pierde ninguna que dejas caer ante mí. Quiero consolarte, darte mi abrazo, secar las lágrimas de tu rostro, y derramar mi bálsamo sobre tu corazón. 

Te seguiré cuidando hasta el último de tus días sobre la Tierra. Confía en mí, que yo nunca te dejaré y siempre estaré a tu lado y te sostendré. Aunque haya acontecimientos y circunstancias que no comprendas, yo veo el final de todas las cosas, un día estarás conmigo, y ya no necesitarás preguntarme nada. 

Tu Padre que nunca te olvida, Dios.

 

Mª Auxiliadora Pacheco

    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora
    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes