Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio

 

Apocalipsis

David Sánchez Garrido


CAPÍTULO FINAL:

1 Antes del fin, el planeta estaba desordenado y repleto de vida, en tierra, mar y aire.

2 Y dijo el Hombre: ¡Qué dura es la vida! ¡Sembremos de industrias y coches el planeta para hacerla más divertida!

3 Y las aguas de los mares se llenaron de basura y de petróleo. Y el gas y el humo convirtieron la verde tierra en un desierto amarillo. Y la temperatura subió hasta derretir los polos, inundándose islas y ciudades mientras, la piel de los seres vivos, se infectaba de cáncer. Y pasó un día.

4 Luego, dijo también el Hombre: ¡El dinero y las riquezas son las únicas cosas que hacen feliz al Hombre!

5 Así, el hombre se dedicó a explotar al prójimo, con tal de acumular posesiones y tener todas las comodidades posibles, incluso no siendo imprescindibles, ni necesarias. Y fue el segundo día.

6 En el tercer día el Hombre dijo: ¡Talemos los bosques para obtener madera y aserrín!

7 Y se formaron nubes gigantes. Y algunas tribus desaparecieron. Y en el aire dejó de haber oxígeno, haciéndose dificultosa la respiración.

8 Después dijo: ¡Haya unos pocos ricos que vivan a costa de muchos pobres!

9 Así que clasificaron a los humanos, según el color de su piel, el acento de su idioma o las riquezas de cada uno.

10 Y a los ricos llamó desarrollados del Norte y a los pobres subdesarrollados del Sur. Y terminó el día cuarto.

11 Al quinto día dijo: ¡Exterminemos las especies! ¡Matemos para comer, matemos por placer, matemos por matar!

12 Y secaron lagos, ensuciaron mares y muchas aves, mamíferos y peces, desaparecieron para siempre. Y se quedaron solos cazando. Entonces, no saciados, inventaron artefactos para su autodestrucción.

13 Finalmente, dijo al sexto día: ¡Tiremos las bombas almacenadas y que sobrevivan los más fuertes!

14 Y la radiactividad y las bacterias asolaron el planeta. Y la Tierra quedó desordenada y vacía.

15 Y al séptimo día........ descansó..........¡ En paz!

16 Y en el eco de sus voces se les escuchaba decir a cada uno de ellos ser inocentes.

17 Y el Espíritu dijo: ¡Todos sois culpables! Pues convertisteis un paraíso en un infierno. Y el Espíritu se marchó triste en busca de otro planeta de mayor cordura y amor por los confines del Universo. Y nunca más volvió...


David Sánchez Garrido

Tomado de su libro “Lágrimas Curriculares, Memorias de un Maestro”, 2020.
Editorial Circulo Rojo


sentircristiano.com


Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes