Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


Los golpes de la incredulidad

Son duros los golpes de la incredulidad. Son como

zarandeos de la vida, como irrupciones del mismo

devenir de la existencia que llegan subrepticiamente

quién sabe de dónde, pero inesperadamente, sin que

uno los llame. En el momento se queda uno

paralizado. No hay más que pararse ahí, donde uno

esté. Pensar. Meditar. (Intentar) sentir.

Qué se yo, preguntas: ¿qué hago acá? ¿Es esto lo que

quiero? ¿Es esto lo que siempre quise? ¿Me lo

impusieron? ¿Tuve oportunidad de elegir? ¿Si hubiera

hecho esto? ¿O aquello? ¿O lo otro? Qué se yo…

Pero gracias a Dios por estos golpes. Porque no creo,

creo. Porque dudo, me animo a tomar certezas.

Porque cuando rechazo, me siento aceptado. Así es la

vida: un vaivén de sentimientos, de emociones, de

momentos oportunos (kairós), de encuentros. Gracias a

Dios por ello. Fue parte del camino, y es lo que me hizo

lo que soy.

Hoy, una vez más, me golpearon. O me golpeé. No sé

quien. No sé si yo mismo. Pero eso no importa. Al

menos así me consuelo. Muchas veces parece que los

golpes se van acumulando en una cajita que de

repente se abre, sin esperarlo, sin ver dónde (o tal vez

sí), cayendo así esas pequeñas pelotitas astilladas.

Intento zafarme de ellas. Las esquivo. Pero sus

pequeñas púas van rozando mi piel, mi cuerpo, mis

emociones, mi tosca cabeza. Y sí, duele.

Pero doy gracias a Dios por esto. La cajita, esa cajita

que uno va llenando con tantas experiencias,

palabras, sentimientos, la puede vaciar y, limpiándola

un poquito, se da cuenta del espacio que hay para

tantas bellas y nuevas perlas, esta vez un poco más

brillosas y seleccionadas con mayor cuidado.

Quiero creer. Quiero seguir creyendo. Decido creer.

Bienvenidos los golpes.

 

Nicolas Panotto, del poemario Susurros desde lo indecible.

© sentirCristiano.com




Otras colaboraciones

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes