Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Marrruecos

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



Mucho más que algunas letras juntas

Casi interminables. Decenas de letras se juntan en una sola palabra para dar vida a términos kilométricos. Estas son las palabras más largas de diferentes idiomas y algunas del español que, aunque no son tan extensas, tienen características extraordinarias. Randall Corella V. rcorella@nacion.com

Bailando con una sombrillita al hombro, Mary Poppins cantaba sin cesar una tonada que parecía no tener más letra que “Supercalifragilisticoespialidoso”.

Se dijo desde entonces que esas 32 letras unidas formaban la palabra más larga del idioma español, aunque nadie tuviera una respuesta cuando se preguntaba por su significado.

¿Tendría razón la famosa niñera de Walt Disney? Pues no. Oficialmente, la palabra más extensa para los hispanohablantes es “electroencefalografista”. Si bien se escuchan otros términos más largos (tecnicismos, palabras derivadas o inventadas), el usado para referirse a la “persona especializada en electroencefalografía” es el de mayor tamaño contemplado en elDicciona-rio de la Real Academia Española de la Lengua (DRAE).

Sin embargo, nuestra palabra más larga se queda corta con sus 23 letras cuando la comparamos con las más “kilométricas” de otras lenguas.

En francés, por ejemplo, existe una de 25 letras: “anticonstitutionnellement”. En total, 15 consonantes y 10 vocales forman este adverbio para referirse a todo hecho o conducta que se ejecuta en contra de la Constitución.

Según el libro de los récords Guinness , la palabra real más larga del idioma inglés contenida en un diccionario es “floccinaucinihilipilification”. El vocablo tiene 29 letras y se refiere al “acto de describir algo como inútil”.

Pero el primer lugar se lo llevan los alemanes. Su lengua permite la construcción de palabras compuestas de longitud indeterminada. Por eso no extraña que el término “donaudampfschiffahrtselektrizitätenhauptbetriebswerkbauunterbeamtengesellschaft” figure en los Guinness como la palabra más larga del mundo.

Esas 79 letras juntas eran el nombre de la “comunidad de funcionarios subalternos de la oficina principal de la Administración de Servicios de Vapores Eléctricos del Danubio”.

Y ya que hablamos de nombres, un caso interesante es “Krung Thep Mahanakhon Amon Rattanakosin Mahinthara Ayuthaya Mahadilok Phop Noppharat Ratchathani Burirom Udomratchaniwet Mahasathan Amon Piman Awatan Sathit Sakkathattiya Witsanukam Prasit”. Es el nombre oficial de Bangkok, la capital de Tailandia, el más largo que existe.

Como un dato curioso, entre esos términos técnicos que se extienden letras y letras sobresale la palabra “hipopotomonstrosesquipedaliofobia” que, paradójicamente, significa “un miedo irracional a la pronunciación de palabras largas y complicadas”.

Por otro lado están los que abrevian, como los Yaghan, indígenas del sur de Chile y Argentina. Ahí, para explicar que dos personas están “mirándose una a a la otra, a la espera de que cualquiera ofrezca hacer algo que ambas partes quieren, pero no tienen la disposición de hacer”, solo dicen: “mamiblapinatapaí”.

Algo fuera de lo ordinario

Palabras del español con características especiales

Abenuz: (ébano) Tiene sus seis letras en orden alfabético, y es la más larga con esa propiedad que se encuentra en el DRA E.

Aéreo: Tiene cuatro sílabas y cinco letras.

Ajilimójili: (Especie de salsa picante) Tiene siete firuletes por encima de las letras (seis puntos y una tilde) .

Ángstrom: (Medida de longitud) Tiene cinco consonantes seguidas.

Aristocráticos: Cada letra aparece exactamente dos veces y con ellas se puede formar dos veces la palabra “corista”. Otras palabras con la misma propiedad son quisquilloso, bilabial, termómetro, rallar.

Barrabrava: Una letra aparece una sola vez, otra aparece dos veces, otra tres veces y la cuarta, cuatro veces. Es lo que se podría llamar una “palabra pirámide de cuatro pisos”.

Catorce: Si los nombres de todos los números fueran ordenados alfabéticamente, este sería el primero.

Centrifugadlos: Todas sus 13 letras son diferentes.

Cinco: Tiene cinco letras. En ningún otro número escrito en castellano se da esa misma coincidencia.

Corrección: Tiene dos letras dobles. No se conoce ninguna con tres letras dobles.

Duunviro: (Nombre de los individuos de distintos cuerpos políticos de la antigua Roma) La única palabra castellana, junto a sus derivados, que tiene dos úes seguidas.

Estuve: Contiene cuatro letras consecutivas del alfabeto, en orden: “stuv”.

Euforia: Palabra con las cinco vocales, o panvocálica, y solo dos consonantes. Otras, de igual cortedad: aguiero, aquenio, euboica, eubolia, eufonía y murciélago.

Guineoecuatorial: Cada vocal aparece exactamente dos veces.

Jazz: La última palabra del “diccionario del revés”, donde se ordena alfabéticamente desde la última letra.

Menstrual: La palabra más larga (nueve letras) formada por solo dos sílabas.

Mil: El único número cuyo nombre no tiene ni O ni E.

Oía: Tiene tres letras y tres sílabas.

Pedigüeñería: (Calidad de pedigüeño) Tiene los cuatro firuletes que una palabra puede tener en nuestro idioma: punto, tilde, diéresis y gancho de la “ñ”).

Reconocer: Palabra capicúa o palindrómica, se lee igual de derecha a izquierda. “Sometemos” es otra de ellas.

Zuzón: (Especie de hierba) Última palabra en el DRAE.



Randall Corella V. rcorella@nacion.com
Archivo / LA NACIÓN

Otras colaboraciones

Quiénes somos      Contacto      Cómo llegar      Preguntas Frecuentes