Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



Testimonio de Lola Cuenca Cazorla

Me pidieron que hablara de mi testimonio; pensé por un tiempo qué contar, llegando a la conclusión que mi argumento no solo era cómo Jesús llegó a mí, sino, su obra en mi. Bueno, comenzaré diciendo que Jesús me encontró a la edad de trece años. Les digo que me encontró porque la verdad es que yo no lo buscaba; doy tantas gracias porque se cruzara conmigo, pues Él es mi compañero en estos veintiséis años.

Mis vivencias se resumen en el versículo de Gálatas. “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”. Mi Señor, a lo largo del camino, es la fortaleza, el refugio, esa seguridad amorosa que sólo un buen padre sabe dar; en el día de la angustia, en Él hallo  consuelo.

Sé que mi vida sin el Señor hubiera sido distinta, pero de Él recibo ese soplo de aire fresco cada día, y encuentro esa paz que tantos anhelan*.

Cada mañana al darle los buenos días, le doy gracias por encontrarme a la edad de trece años; como decía el rey David: “prefiero un día en sus atrios, que mil fuera de ellos”.


* “De Él recibo ese soplo de aire fresco cada día, y encuentro esa paz que tantos anhelan”.

Lola

© sentirCristiano.com

Lola Cuenca
Otros testimonios

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes