Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


MARGARITA JURADO

¿A qué te dedicas Margarita?
Imparto clases de enseñanza evangélica en varios colegios públicos de Málaga.

¿Cómo fue que sentiste esta vocación?
Desde siempre me ha gustado trabajar con niños, así que enfoqué mis estudios hacia este campo. Después de terminar E.G.B, durante cinco años hice formación profesional en la rama de jardín de infancia. Luego hice magisterio en la especialidad de educación infantil, y nada más terminar, tenía muchas ganas de enseñar todo lo que había aprendido. Mis inquietudes se inclinaban a trabajar en hogares de niños y orfanatos, siempre orando y exponiéndole al Señor todas mis ideas. Cuando me enteré que había un curso de enseñanza evangélica (E.R.E.) para dar clases en los colegios, me interesó muchísimo.

¿Dónde y durante cuanto tiempo te preparaste?
Al formalizar mi matrícula con E.R.E. comencé una preparación de tres años, que al tener magisterio quedaron en dos. Conocí hermanos de Antequera y Mollina y nos reuníamos para hacer trabajos juntos. Me preparé en Málaga, Antequera, Madrid y Sevilla. En esta última ciudad nos concedieron los diplomas de acreditación y superación del curso.

¿Desde cuando ejerces?
En el año 92, cursando segundo de E.R.E. comencé a dar clases (en calidad de prácticas, ya que no había un compromiso contractual) en varios centros de Málaga. Existían unos acuerdos de las iglesias evangélicas cuyo representante era la F.E.R.E.D.E. con el gobierno. Estos nos permitían la entrada a los colegios. Así estuve hasta el 97. En Málaga se constituyó un consejo de E.R.E. donde estaban representadas algunas de sus iglesias que ayudaban económicamente en el transporte. Particularmente quiero resaltar a la Iglesia Pentecostal de la Plaza del Hospital Civil que se hizo cargo de mi ministerio. En el 99 el Estado formalizó contratos con varias entidades religiosas, entre ellas nosotros y por cada 10 alumnos podías dar una hora y media de trabajo. Así que debemos tener varios colegios para pode agrupar un número determinado de alumnos y conseguir un sueldo más o menos aceptable si quieres dedicarte exclusivamente a ello sin depender de la ayuda de las iglesias.
Gracias a Dios tengo unos 110 alumnos, la mayoría de etnia gitana, y así el horario es bastante amplio. Mis otras compañeras tienen menos alumnos y más repartidos.

¿En cuántos colegios trabajas?
En cinco centros públicos de primaria y en un instituto: CP Manuel Altolaguirre, CP Ciudad de Móviles, CP Cerro Coronado, CP Bergamín, CP Los guindos, Instituto Fernández de los Ríos.

Por lo que nos estás contando, veo que es un trabajo de mucha responsabilidad ¿Cómo te sientes?
Es verdad. He tenido momentos muy buenos en los que los alumnos, al recibir una enseñanza viva como es el evangelio, la historia del pueblo de Israel, o en definitiva, la historia de cómo Dios ha querido relacionarse con nosotros, todo bajo una programación escolar, con sus objetivos, contenidos y evaluaciones, han respondido. He visto en ellos un crecimiento espiritual y personal. También es cierto que muchos alumnos están totalmente desmotivados para el aprendizaje, pero no solo en la enseñanza evangélica, sino en cualquier asignatura.
Además yo también aprendo con la experiencia diaria del convivir, cuando preparo las clases. En definitiva, es muy gratificante trabajar con niños / as, aunque a la vez estresante porque a nuestros alumnos les influye todo lo que actualmente se está viviendo en las aulas y colegios, como es la falta de autoridad que el maestro ha perdido. Cada vez, y entre otras cosas, hay más violencia.

Realizar este trabajo ¿Qué te aporta personalmente?
Para mí es un ministerio, un servicio al Señor. Fue la respuesta de Dios a mis inquietudes de ayudar a las personas que me rodean. Hacer su voluntad era y es una de mis prioridades. Como ya dije, desde siempre me había gustado trabajar en el mundo infantil, y qué mejor manera que a través de la enseñanza evangélica, que además es un medio de vida.

¿Animarías a otros hermanos?
Primero les diría que buscaran la voluntad de Dios, porque si han terminado magisterio, pueden optar por prepararse unas oposiciones y cualquier trabajo. Siempre que lo hayan puesto delante de Dios, es una oportunidad para manifestar el amor que un día Él nos reveló a nosotros.

¿Qué añadirías para terminar?
Bueno, la enseñanza evangélica ha formado parte de mi vida desde hace mucho tiempo. Ha sido muy importante para mí, que a través de esto, el mundo evangélico se dé a conocer y sobre todo la experiencia de poder compartir con otros profesores el hecho de conocer a Jesús, e interactuar con ellos, aportando una visión diferente de quién es Dios y como influye en mi vida por medio de mi testimonio. A veces ha sido muy difícil porque lo de "evangélico" les sonaba a chino, o a secta, y algunas personas muestran su rechazo a lo que no conocen. Hoy día algunos profesores te dicen que "no quieren la religión en los colegios" y crean un mal ambiente, pero siempre Dios me ha ayudado en todo.

Gracias Margarita. sentirCristiano.com te agradece el esfuerzo y el trabajo que estás realizando con los alumnos. El proyecto es difícil y a la vez hermoso, tanto para con Dios como para edificar un mundo mejor. Nuestros hijos están en buenas manos, en tus buenas manos.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes