Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


JOSE MANUEL GIL

¿Dónde, cómo, y a qué edad conocisteis al Señor?
¿Conocer al Señor? Estoy convencido que El me conocía a mí primero. Pero volviendo al sentido de la pregunta, debía tener unos 16 años aproximadamente cuando entendí que la salvación era un acto de la Gracia de Dios. Gracia que podía recibir por medio de la fe en la obra expiatoria del Señor Jesús. Por aquel entonces formaba parte de un grupo católico llamado "Juventud para Cristo". Dice la Escritura que la fe viene por el oír la Palabra de Dios, y fue la lectura de la Biblia la que nos llevó a muchos a recibir a Jesús como Señor y Salvador.
Y es cierto que conozco más de Dios y a Dios de lo que le conocía al principio, pero aun estoy muy lejos de "conocerle". Aunque tengo esperanza de conocerle más cada día; pues la vida eterna es eso precisamente, conocer al único Dios verdadero y a Jesucristo.

¿Os trajo eso algún problema?
Al principio discusiones y prohibiciones de parte de mis padres, y algún que otro problema más cuando hice el servicio militar.

¿En qué iglesias os reunís actualmente?
Comunidad Cristiana "El Cónsul" (www.comunidadcristianaelconsul.es)

¿Cuáles son vuestras inquietudes espirituales?
Que mis padres y hermanas llegaran a aceptar a Jesús como Señor y Salvador.
También que mis hijos continúen siempre en los caminos del Señor, que sean personas que teman, amen, sirvan a Dios y a Su Iglesia, y encuentren sus objetivos y propósitos en la vida que Dios nos brinda.
Me gustaría, junto con Mari, cumplir y desarrollar el propósito que Dios tiene para nosotros como matrimonio. Últimamente tengo inquietud por el presente-futuro de la Iglesia actual en España ("Primer Mundo") y por la necesidad de la obra social.
Me preocupa tener un cristianismo teórico o filosófico, de solo culto "religioso" dominical, de no poner en práctica lo de "ser sal y luz".

¿A qué os dedicáis en vuestra comunidad?
Principalmente con todo lo relacionado con el ministerio de la Palabra.

¿Es difícil compaginar dedicación a los hijos, jornada laboral remunerada, y el trabajo en la iglesia?
No es fácil, pero no es imposible. Todo lo que valoramos cuesta. Lo que no cuesta, sencillamente lo despreciamos o infravaloramos.
Por otro lado, el criar y educar a los hijos, así como la vida laboral son parte de nuestra vida cristiana (y parte muy importante). Además, por supuesto, desarrollar nuestros dones en servicio dentro de la Comunidad de Jesucristo no puede ser nunca algo opcional, siempre estamos obligados a cumplir esta misión en la Iglesia.

¿Qué es lo que más esfuerzo os está costando y cómo lo estáis superando?
Para mí lo que más me cuesta es tener el tiempo diario en la presencia de Dios en oración y meditación en Su Palabra (lo que llamamos devocional). Siempre me considero escaso en esto, y creo que es labor vital para la vida del cristiano. Muchas veces, voy al Señor con prisas, muchas veces le ofrezco las "sobras" de lo que me queda. Cuando siempre deberíamos dar a nuestro Dios las primicias de todo.
Me ayuda mucho reservar un tiempo concreto del día como una "cita" con Él, también acompañarme con la lectura de las Escrituras de una manera cronológica o progresiva (no al azar). La disciplina y la constancia son imprescindible (hay tantas otras ofertas que me despistan cada día).

Otra cosa a la que no me acostumbro es las bajas de los hermanos en la comunión de la Iglesia (siempre me producen tristeza). Para mí es primordial el poder y saber como recuperar a los hermanos que están apartados de dicha comunión, y la verdad es que no sé muy bien como ayudar en este sentido. Creo que siempre deberíamos considerar que todos podríamos haber sido "parte o causa" de esas deserciones. Con más o menos fidelidad oro por ellos.
También cuesta mantener la Paz y la Unidad dentro de la Iglesia. Un buen instrumento para conseguirlo es tomar la cruz. Pero claro, la cruz es un instrumento de muerte, y no siempre estoy dispuesto a morir.

¿En qué ha cambiado vuestras vidas desde que conocisteis al Señor?
No tengo muchos referentes para contestar a esta pregunta; me convertí muy joven. Pero si soy consciente que el Señor cambio el rumbo de mi vida, y me libró de un destino tal vez fatal. Mi vida no ha sido otra cosa que el Señor y Su Iglesia.

¿Cuáles son vuestras esperanzas para el futuro?
La respuesta es muy similar a la de las inquietudes espirituales.
Volviendo a esa respuesta, añadiría que tengo dos inquietudes (creo que de parte del Señor) en las que últimamente dedico atención y tiempo; una es profundizar e investigar en el tema de la adoración a Dios, y la otra colaborar en la labor social. Es algo que me está haciendo tanto bien, y mi deseo es seguir adelante con estas inquietudes. Finalmente, que Dios encuentre en mí el adorar que El está buscando.

Para finalizar, y aunque me falta tiempo, me gustaría jubilarme con salud suficiente para hacer aún muchas cosas. Ver a nuestros hijos casados, ser abuelo ¡seré el mejor abuelo¡. Me gusta mucho el campo, me gustaría vivir en el campo... Bueno, todas estas cosas se quedaran aquí... La esperanza más grande que tengo es presentarme delante del Señor, poder verle, postrarme a sus pies.... y dejar que Él hable..... esperando que me invite a entrar en Su reposo. ¡Quiera Dios que mi vida Le glorifique!

Jose Manuel, muchas gracias por tu aportación a Sentir Cristiano.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes