Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



VI-rus VI-p VI-H

André Fort, obispo de Orleáns, al parecer hombre con imaginación experta en condones, dice que el virus del sida es tan, tan chiquitillo y tan listo que se filtra a través del látex, por eso lo mejor es no usar este medio anticonceptivo, ¿para qué?

Y es verdad. Particularmente me ha hecho reflexionar. Si tiene que colarse algún virus, pues con el mismo derecho se cuelen todos, aquí no hay rango ni  discriminación que valga ¿acaso hay VI-rus VI-p en el VI-H?, ¡pues no! Si estamos creados para ser invadidos, sea por dentro o por fuera, sean las enfermedades de transmisión sexual que sean, ¿para qué darle más vueltas al asunto? De todos es sabido que donde está el cuerpo está el peligro.

"El tamaño del virus del sida es infinitamente más pequeño que un espermatozoide". Ha asegurado el versado, que tiene vista de lince. ¡Ay, André!, ¡ay André!

Así que, si en un matrimonio, si uno de los cónyuges tiene la enfermedad y el otro no, pues cuánto antes lleguen a la conclusión de que lo que tiene que venir, venga pronto, mejor que mejor. Y cuantos más bebés enfermos vengan al mundo, pues también preferible, para que no falten, que para eso el propio Benedicto y el obispo de Orleáns, personalmente in situ, les irán resolviendo sus problemas llegado el caso.

Además de hacerme reflexionar, este comunicado me ha hecho entender que tal y como están las prohibiciones, lo mejor es no enterarse siquiera de si uno tiene o no tiene sida y vivir la vida, que para eso son tres días, ¡mira qué...!

La campaña óptima que se puede hacer contra el sida es la de marcar con una X la casilla de la ICR, para recaudar fondos y que al virus no le falte la comida.

De todas formas, tengo una curiosidad. Me gustaría saber si Benedicto de Roma y André de Orleáns se protegen en invierno contra el frío. Si usan paraguas cuando llueve a pesar de que algunas gotitas le mojen los hombros, ¿se habrán mojado alguna vez?, ¡yo qué sé! Si protegen sus ojos contra el fuerte sol de verano. Si se vacunan anualmente contra la gripe. Si toman antibióticos cuando enferman..., me gustaría saber si cuidan su cuerpo o lo dejan a la deriva de la suerte que les caiga encima. Se podría averiguar también cómo se protegen Benedicto y André de estos enfermos de VIH, por ahora sin cura. En fin, cosas nimias.

Dios cría papas, obispos, y ellos, inexplicablemente, se han unido al virus en la batalla contra el ser humano.


Publicación en otros medios:

La Opinión de Málaga


    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos


Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes