Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


Sumisión-sometimiento


¿Qué es la sumisión?, me pregunto ¿A quién hay que someterse?, me pregunto.

¿Pide Dios que me someta a quien no habla en su nombre aunque se esfuerce en demostrar que sus propias palabras son divinas?, me pregunto.

¿Soy yo quién se somete, o me someten por la fuerza?, me pregunto.

¿Es la sumisión una imposición, o un reconocimiento que yo otorgo a personas que se dejan usar por Dios?, me pregunto.

¿Y si Dios me otorga el don de discernir y discierno que quien está ejerciendo ese “poder”, esa “autoridad” no es de Él?, me pregunto.

1

2

 

 

¿Es malo negarse a someterse a ciertas personas?, me pregunto.

¿A quién obedezco, a Dios o a los hombres?, me pregunto.

¿Y si veo claramente que el Señor me envía hacia una dirección distinta a la que me someten?, me pregunto.

¿Es bíblico obligar a otros a que les sean sumisos por la fuerza?, me pregunto.

¿Da eso satisfacción?, me pregunto.

¿Da paz de espíritu?, me pregunto.

¿Da alegría?, me pregunto.

¿Es amor imponerse?, me pregunto.

¿Por qué algunas personas ven tan necesario que se les sometan?, me pregunto.

¿Es a veces el sometimiento una manera fácil de servilismo?, me pregunto.

¿Debo someter mi juicio al de otra persona?, me pregunto.

¿Y si ni siquiera conozco a esa persona?, me pregunto.

¿Y si esa persona ni siquiera me conoce?, me pregunto.

¿Puede una persona someterme al destino que otro ha elegido para ella?, me pregunto.

¿Me da Dios libertad para elegir mis actos?, me pregunto.

¿Nos escondemos detrás de la sumisión para no ser responsables de nuestras decisiones?, me pregunto.

¿Puede alguien, a través del sometimiento, hacer de mí el ser que no soy?, me pregunto.

Perdonen ustedes, pero es que, en estos tiempos, quizás por los chuscos de modernos e insistentes talleres de liderazgo y autoritarismo que nos están lloviendo, todo se me han vuelto preguntas, y creo, sin lugar a dudas, que la respuesta a todas ellas, al menos para mí que no deseo ningún poder sobre los demás, se resume en este texto: Por todo esto, respetad al Señor y servidle con sinceridad y lealtad..., servid al Señor. Pero si no queréis servir al Señor, elegid hoy a quién vais a servir... Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor. (Josué 24:14-15). Y sólo al Señor.


Publicación en otros medios:
Protestante Digital


    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes