Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



Sin regaños



El niño caminaba hacia el colegio unos metros detrás de su madre.

Ella le apuraba para que aligerase el paso porque era tarde y él respondió:
-¡Jolín, mamaaaaaá!

Y se hizo el silencio.

Varios segundos después, viendo que la madre no reaccionaba, dejó de caminar y volvió a decir:
-¡Mamaaaaá!,¡ he dicho jolín!.

La madre no juzgó importante lo que para el niño parecía la palabrota más grande del mundo. Seguramente, en otras ocasiones, ella le habría reñido por decir eso mismo, pero hoy lo más importante era llegar al colegio antes de que cerrasen las puertas.


2

 

Nuestros hijos comienzan a vivir y distinguen, a su manera, entre lo que está bien y lo que está mal. Según lo que observan en nosotros tienen su propio juicio de las cosas que valoran como buenas y las que valoran como malas.

Conocen las maldades. Los padres tenemos obligación de guiarlos en rectitud. Dios lo quiere así.

La sociedad es la madre que nos pare, nos consiente todo según sea el momento, la moda y los intereses creados. En nuestro tiempo somos como niños huérfanos que se crían a su libre albedrío.

Si pisas a tus compañeros de trabajo para quitarles el puesto, se considera algo justo. Si antes era malo el adulterio, ahora es recomendable. Lo que era pecado ahora es supervivencia. Deshonrar a los otros está a la orden del día. Enriquecerse a costa del pobre es de sabios. Hacer algo por los demás es perder el tiempo.

Todo lo inválido es válido. Nos enseñan a ser felices a toda costa. Primero yo, segundo yo y tercero yo.

Si usted no lo ve así, entonces es de los que, como yo, no encaja en el mundo actual y se ha convertido en uno de los hijos discapacitados que estorban porque todavía creen, viven y actúan pensando, hasta la muerte, que hay que hacer el bien.

¿Hemos perdido el juicio? Por supuesto que no. Hemos perdido el norte y la vergüenza. ¡Jolín!



Publicación en otros medios:
Protestante Digital


    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes