Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



¡Se alquilan balcones, niña, que pasa el Papa!



Hay que ver lo que se lía cada vez que Benedicto XVI visita España. Todo el que puede saca tajada.

Los demás pagan. Unos con gusto. Otros con mucho disgusto. Los que tienen balcones que dan a las calles por donde se supone pasará su eminencia en carne y hueso, los alquilan.

 Una ayudita en tiempos de crisis no viene mal , dicen, como si en otro tiempo no hubieran hecho lo mismo, pero la crisis sirve como excusa para todo, hasta para usar la religión en provecho propio.

 ¡Se alquilan balcones, niña, que pasa el papa! 

¡Se alquilan balcones, niña, que pasa el Papa!

2

 

Estos días se escuchan y se leen diversidad de opiniones. Hay quienes no pueden dejar pasar una ocasión como esta de ver al papa y se traslada echándose multitud de kilómetros a la espalda. Es posible que piensen que su salvación está en juego y la salvación si hay que comprarla se compra, oiga.

 ¡Se alquilan balcones, niña, que pasa el papa! 

Joseph Aloisius Ratzinger,conocedor de varios idiomas, escritor, profesor de teología, miembro de varias academias científicas, doctor honoris causa en ocho ocasiones, experto pianista, etc, etc, que sabe unas cosas y enseña y deja pasar otras, que se dice representante de Dios en la Tierra con todos sus poderes, llega de nuevo a bendecir nuestro país.

¿Se paseará en coche blindado? Sea como sea, su seguridad está garantizada. La que no estuvo fue la de Jesús, pero no comparemos, el papa, hombre de mírame y no me toques, se protege de todos y de todo, hasta del aire que respiramos.

 ¡Se alquilan balcones, niña, que pasa el papa! 

Llega el hombre de mirada incierta, que levanta las manos y agacha la cabeza en señal de saludo y bendición, otorgándose el poder divino. Falta poco, los que esperan, no desesperen. Todos los que quieran tendrán oportunidad de regalarle sus aplausos, sus lágrimas emotivas, sus canciones ensayadas, sus votos, sus promesas... Él acepta estos regalos con gusto y orgullo. Es agradable recibir reverencias y sumisión, cree que lo merece.

 ¡Se alquilan balcones, niña, que pasa el papa! 

Conseguir un poder así no es cualquier cosa. Piénselo, no sea tacaño, aunque nunca se haya preocupado por conocer el evangelio, por saber cuales fueron las palabras de Jesús, aunque usted, que forma parte de las listas de súbditos, no tenga ningún interés en conocer al Señor creador de todo, no lo dude más y alquílese un balcón cueste lo que cueste, embargue el piso, suspenda sus vacaciones, coma la mitad de lo que ahora. Quizás se repartan indulgencias a las masas y usted quede libre de pecado sin siquiera arrepentirse.

 ¡Se alquilan balcones, niña, que pasa el papa! 

Sus primeras palabras como sumo pontífice fueron:  "Queridos hermanos y hermanas, después del gran papa Juan Pablo II los señores cardenales me eligieron, un simple y humilde trabajador en la viña del Señor. Me consuela el hecho de que el Señor sabe trabajar y actuar incluso con instrumentos insuficientes, y sobre todo me encomiendo a vuestras oraciones" . Y así, tal cual, llega. [ 

 ¡Se alquilan balcones, niña, que pasa el papa! 


Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes