Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio




Regalos y favores envenenados


Algunos todavía no entienden de generosidad, de dar sin recibir nada a cambio. Para ellos todo es un negocio, un intercambio con intereses.


Es bueno hacer favores, dar con alegría, sentirse útiles a los demás.

Sin embargo, cosa mala es atarse a alguien que te recuerda de distintas maneras la ayuda que te prestó en tal o cual ocasión, se jacta de ello en público o en privado y no se cansa de tus continuos agradecimientos.

Si quien te auxilia es persona desinteresada, mucho mejor, pero hay quien se cobra el bien que ha hecho con demasía.

Regalos y favores envenenados

2

 

Al principio puede parecer que entre vosotros nace una buena amistad llena de ternura y comprensión. No es cierto.

Poco a poco intentará atarte a sus deseos y lentamente irá anulando tu pensamiento y tus decisiones.

Te cerrará la boca.

Te robará el aire.

Te harás su esclavo al sentirte obligado a entrar por su aro dejando tu propia iniciativa a un lado.

Estos todavía no entienden de generosidad, de dar sin recibir nada a cambio. Para ellos todo es un negocio, un intercambio con intereses.

Los hay que hacen una obra de caridad y no la olvidan. Otros, por conveniencia propia, te colman de obsequios sin que entiendas el motivo, se exceden y es posible que a partir de ahí toda la vida te tengan aprisionado.

Es cierto que el miedo a quedar como un desagradecido es elemento importante en esta historia. Hay que tener las cosas claras. El mejor favor que alguien te puede hacer es respetar tu libertad.

Nunca sabemos cuándo vamos a tener necesidad de ayuda y hay personas generosas que te asistirán sin buscar nada a cambio, te darán buenos y desinteresados consejos, estarán presentes cuando más lo necesitas, incluso guardarán silencio cuando sea necesario.

El apoyo de estos es de un valor incalculable, incluso son capaces de ver tu necesidad antes de que se la comentes.

Elige bien la persona a la que vas a pedir, examina lo que recibes. Puede ocurrir que cuando los regalos o los favores entran por tu ventana, tu dignidad se vea obligada a salir por la puerta.

 

 

Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes