Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio
   

Isabel Pavón     

2

3

¡Por favor, sea breve!

“¡Por favor, sea breve!”. Imagino esta frase, no en la boca sino en la mente de tantas muchachas que son obligadas a prostituirse a cualquier hora en cualquier lugar del mundo.


4

5

6

 

“¡Por favor, sea breve!”, pensarán mientras el cliente siente que triunfa porque tiene dinero para pagarse el lujo. ¿Es un lujo esclavizar a una persona?

“¡Por favor, sea breve!”, y cerrarán los ojos para no ver, queriendo no escuchar, prefiriendo no sentir.

“¡Por favor, sea breve!”, y recordarán su reciente e inocente niñez, sus juguetes, sus amigas, sus sueños..., ¿cómo han podido desaparecer tan pronto?, se dirán.

“¡Por favor, sea breve!”, repetirán en sus mentes fugadas hacia paraísos lejanos a los que nunca llegarán.

“¡Por favor, sea breve!”, remacharán tragándose las lágrimas.

“¡Por favor, sea breve!”, desearán a través de la sonrisa postiza que sus proxenetas les exigen esbozar.

“¡Por favor, sea breve!”, y al mismo tiempo odiarán sus propios cuerpos.

“¡Por favor, sea breve!”, deletrearán aborreciendo sus úteros, aborreciendo la maternidad.

“¡Por favor, sea breve!”, pronunciarán sin voz al ver llegar al siguiente cliente.

“¡Por favor, sea breve!”, no vuelva, corra la voz, dígales a todos los que son como usted que no regresen nunca.

“¡Por favor, por favor, por favor..., sea breve!”. Una frase que les ha sido prohibida articular a viva voz pero que, estoy segura, es la que más se repite en el interior de sus almas.

¡Cuántos hombres hay que todavía no entienden!

¡Cuántos hombres hay que todavía no escuchan!

¡Cuántos hombres hay que todavía ...!

“¡Por favor, no sea breve al leer este mensaje!”. Sepa que no habrá jabón, ni desinfectante, ni ningún producto que consiga quitar la mancha que empapa la dignidad de estas mujeres. Nosotros, los que proclamamos que estamos limpios por la sangre de Cristo, no cerremos los ojos a esta realidad. Oremos y hagamos lo que esté en nuestras manos para que estas mujeres sean libres, para que estos hombres que las esclavizan tengan un mínimo de bondad en la masa racional de sus cerebros.


Publicación en otros medios:

Protestante Digital


Periodista Digital- Protestantes


    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos


Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes