Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



Pastores extraños

Estos listos hablan de sí mismos y no escuchan porque consideran al rebaño como algo insustancial.

Por diferentes rendijas y con variedad de propuestas falsas, pastores extraños se acercan al redil. Exigen que se les siga, pues andan convencidos de su poder. Conocen la docilidad de las ovejas pero desconocen sus nombres y sus necesidades.

Entran de manera poco ortodoxa y se colocan en el centro con el fin de amaestrarlas para que les sirvan y les entreguen sus vidas y sus bienes. Estos listos hablan de sí mismos y no escuchan porque consideran al rebaño como algo insustancial. No les dan de comer sino que comen de ellas y, aunque no son suyas, terminan por hacerse sus dueños. Si algunas se resisten a obedecerles las acusan ante las demás para crear división entre ellas. Estos falsos dirigentes procuran tener cerca a las que les son incondicionales, para eso les echan de comer aparte, las tienen contentas y así no les fallen.

Entre todos la mataron...

2

 

La Palabra de Dios nos enseña que Jesús es la puerta por donde ha de entrar el pastor verdadero y que este va delante de sus ovejas. Jesús es el lugar de refugio para todas. El acerca el alimento, lo sitúa de manera disponible ante las hambrientas. Las carga sobre sus hombros y las conduce hacia los verdes pastos. Por voluntad propia, Jesús es, además, el buen pastor. No pide salario a cambio porque ama al rebaño. Por su desinteresado amor, las guarda del peligro enfrentándose a él.

 

El pastor que entra a escondidas huye de los problemas que surgen entre sus ovejas, no da la cara por ellas ni sale a buscar a las que se han perdido. No cura a las que están enfermas, no las visita, no las alimenta y si se dignan a darles algo, son las sobras, las migajas. Temen que se fortalezcan.

Los falsos pastores observan al rebaño desde las altas constelaciones que les marca el ego. Se toman los problemas ajenos con parsimonia y si alguna muere por falta de cuidado dicen que ese es el castigo por su desobediencia. Desde esa altura donde se posicionan, ni oyen, ni ven, por lo tanto no se duelen.

Sin embargo, Jesús las guarda y las cuida. Ellas lo saben y dejan todo para seguirle. Dejan padre y madre. Él las ama porque sabe que sufren odio, discriminación y persecución al decidir pertenecerle.

Las ovejas creen en Jesús porque les aconseja, les habla, las defiende y no les miente. Las ama y las protege.

"Todos los que vinieron antes de mí fueron ladrones y salteadores", dijo el Señor. ¿Entran los nuevos pastores y ovejas por Jesús, la puerta? ¿Qué modelo toman? ¿A quién imitan? ¿A Jesús? Y las ovejas, ¿qué modelo de pastor eligen? Y las de otros rediles ¿ven algo distinto y atrayente en el rebaño los que dicen ser de Jesús? Deberían, porque eso les ayudaría a creer que Jesús es el verdadero pastor.

 

Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes