Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



Nos venden Fiesta de invierno por Navidad


Se están prohibiendo los símbolos religiosos con la excusa de dar libertad de conciencia al ciudadano. De ahí pasan a querer cambiar el mensaje de la Navidad por el concepto de Fiesta de Invierno.


El mensaje del Nacimiento de Cristo se omite y se mantienen esos días intocables de vacaciones; los regalos; las rebajas anticipadas; los dulces típicos de la época; se sigue publicitando el jamón, sea la pata del color que sea; el queso de cualquier leche; los mariscos, congelados o frescos, sin distinción de procedencia; los vinos con o sin denominación de origen; el árbol cargado de bolas; Papá Noel, gordo y orondo con su trineo lleno de regalos sin que queden chimeneas por donde entrar (idiosincrasia del caballero la de no querer entrar por la puerta como todo el mundo)...

Es como decir que el verdadero significado de esos días es nocivo para el cerebro y que todas las demás pamplinas son saludables para el espíritu. Es como querer ponernos una venda en los ojos del corazón para que no sintamos lo auténtico.


2

3

Todo se acepta con normalidad. Hay quienes excluyen los belenes para no dañar la frágil sensibilidad del observador. Sin embargo, los establecimientos siguen adornándose sin el motivo principal de la celebración: el Nacimiento de Cristo.

Las noticias también informan que algunos se han entretenido en hacer una felicitación de Navidad con gatos (*), ¡ellos sí que venden!, aunque la iniciativa no es inédita. Acudir a otros para que den la cara por uno no es nada nuevo. Digo yo que, si hacen esto, es porque temen ser señalados con el dedo y en vez de comunicar el mensaje a viva voz, en vez de proclamar el mayor acontecimiento de la historia de la humanidad a título personal, usan idiomas de animales, maullidos de cumplidos amistosos camuflando las Pascuas. Como con miedo, como si tuvieran que esconder la mano después de tirar la piedra de la felicitación: Que yo no he dicho nada, son los felinos los que se han atrevido a montar el video.

De seguir la cosa como está, sólo los seres sin alma tendrán derecho a festejar la natividad de nuestro Señor Jesucristo. Por supuesto, en su idioma irracional, para que no se entienda del todo.

¡Ay, Señor!, tal y como se está poniendo el panorama, de aquí a poco, sólo nos van a permitir poner un minino sin pedigrí recién nacido en el pesebre, mezcla de virgen siamesa y gato de angora, ya que los que no creen en la Navidad tampoco aceptan la virginidad de la madre.

¿De verdad piensan los promotores de estas ideas que la venida de Jesús al mundo es algo que podemos olvidar?

Quiero decir que esto de cambiar la Fiesta de Invierno es, más o menos, como querer vender gato por liebre. Que no le engañen. Que no le vendan ese extraño disfraz con que han vestido la Navidad.

¿Piensa hacer algo para mantener la celebración más importante? ¿Nos atrevemos a proclamarla con la boca llena? ¡Vamos allá!


Publicación en otros medios:

Diario Sur


Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes