Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


Empática perdida


Decía que cada mañana, nada más despertar, se le terciaba la existencia.


Era una persona llena de miserias. Decidió refugiarse en sí misma porque el mundo se le venía encima. Escarbaba con ansia en todas las calamidades que escuchaba e invitaba a algunas más para llenar los huecos que aún le quedaban vacíos. Donde comen doce, comen trece.

Sufría.

Cada dos por tres, se encomendaba al dios de las desgracias encendiéndole velitas.


1

2

3

 

Desorientada, miraba a su alrededor. Lo más insignificante le parecía horrible.

Contaba a todo el mundo que el tinte de color rosa que habían tenido sus días antiguos, había cambiado a morado oscuro. Sus ojeras hacían visible ese mismo color.

Sin otra distracción, se enganchó a los programas catastróficos, ya fuera por radio o por televisión, a esos que acude la gente para vaciarse contando sus penas, con el único fin de ser protagonistas por un día, o al menos una hora. De la prensa escrita leía los sucesos, las esquelas mortuorias, por si hablaban de alguien conocido. ¡Cuántas veces estuvo tentada a enviar la suya propia, para disfrutarla en vida!

Lloraba al son de todos los que lloraban. Disfrutaba sus lágrimas.

Vivía como propios aquellos dramas que parecían eternos, sin soluciones, con la ventaja de no tener que salir de casa.

Enfermó de dolores psíquicos. Perdió el sueño y se enganchó a las pastillas.

Se sabía impotente.

No tenía en sus manos soluciones. Le tomó gusto a su estado. Se sentía feliz dentro de cualquier tribulación, pues ella era la principal víctima.

Murió muy vieja, empática perdida, sin haber hecho lo más mínimo para remediar situaciones propias o ajenas, sin haber aprendido a encauzar sus sentimientos hacia el lado espiritual y optimista, sin haber querido escuchar a quienes le mostraban una manera de ayudar a los demás y hacerlos felices, sin haber querido oír a quienes le hablaban de la alegría, de la esperanza divina que Dios trae a las almas.


Publicación en otros medios:

Protestante Digital


    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes