Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



El riesgo de la prima


Dile que no olvide que es una persona, que no cumpla con todo lo que le manden, con promesa de recompensa o sin ella, que no se fíe, que actúe conforme a su criterio.


“El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla”. Isabel Allende



- ¿Diga?
- Hola, ¿qué haces?
- ¿Quién eres?
- Soy yo, el riesgo de tu prima, ¿qué haces?
- ¿Cuál de ellas?
- Verita, ¿Cuál iba a ser?


El riesgo de la prima

2

 

- ¡Ah, sí!, ¿y qué quieres?
- Dile que como siga así se la van a comer por sopa. Si ves que la frase es muy larga para ti apúntala y así no se te olvida.
- Ja, ja, ja, ja, ¿acaso soy yo el guardián de mi prima?
- Deberías serlo, muchacho, deberías. Verita está más liada que un trompo y tú, tanto hablar de que la quieres, de que es todo para ti, de que casi la has criado y guiado desde pequeña, bla, bla, bla, bla y estás pasando de sus circunstancias.

- ¿Y por qué no le hablas tú mismo?
- Lo he intentado de mil y una maneras pero no me hace el menor caso, me ignora. Cuando me hago presente me confunde con un demonio. Ya sabes que hoy día se llama así a la virtud de ser precavido, de pararse a pensar antes de tomar decisiones y de elegir por uno mismo. Yo formo parte de la libertad y la esperanza de vivir. Por eso he pensado en ti, en que tú mismo se lo digas. Ella te aprecia, te tiene en un pedestal y te brinda respeto.
- Verdaderamente soy una persona respetable, lo soy por la gracia de Dios.
- Pues por eso, anda, ve, ejerce esa gracia y habla con ella, yo sé lo que digo.

- ¿Qué tengo que hacer?
- Dile en primer lugar que no olvide que es una persona, que no cumpla con todo lo que le manden, con promesa de recompensa o sin ella, que no se fíe, que actúe conforme a su criterio. Ella es lista y comprende bien las cosas pero necesita afianzarse más. Ha de saber que vale mucho y que no es tonta. Tiene buen corazón y es fiel a lo que cree. Sin embargo, duda mucho de su sabiduría.
- Está bien. Voy a llamarla para quedar en vernos. No puedo garantizarte que la cosa salga bien. Está muy influenciada por los poderosos.

- Te agradezco que quieras intentarlo. Deseo que todo salga bien y dile que, aunque no lo perciba, estoy cada día muy presente, que cuando note que su corazón se acelera, soy yo, que cuando le tiembla el pulso, soy yo, que cuando la duda le asalta, ese soy yo, que cuando en vez de un camino ve dos y los dos son buenos, ese soy yo. Es mi manera de manifestarme, de hacerme notar. Soy la alarma que le suena con fuerza en los oídos. Dile que si quiere crecer tenga el coraje de aceptarme.

- ¿A qué viene tanto interés en ella?
- Me da lástima, pobrecilla, es que estando hermanada con tantos siempre la consideran prima.

 

Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes