Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



El espejo de la madrastra

Algunos predicadores exponen el evangelio como un producto de intercambio fácil del que ellos obtienen beneficios personales.

Hay predicadores que enseñan un evangelio falso, que eligen unos textos para aumentar la autoestima del oyente sin que nada tengan que ver con el mensaje del Señor sino más bien con mantener contentos al número de asistentes.

El ser humano se envanece, se convence de que necesita muchas cosas para subsistir. Sólo cuando llega la muerte se da cuenta de que su vida ha transcurrido sin tener nada o casi nada de aquello que deseó y que le habría sido mejor no pasar los años esperando. 

Al creyente que entiende la cruda realidad se le tacha de tener poca fe. Parece que en algunos ámbitos cristianos aceptar lo evidente, tener los pies en la tierra, fuese un pecado a confesar. La fuerza y la presencia de la realidad está vetada.

Entre todos la mataron...

2

The Preacher! / Neil Carey (Flickr - CC BY-NC-ND 2.0)

A veces da la impresión de que muestran un dios de mercadillo. Se vocifera para que el cliente se acerque antes de que otro se lleve la prenda que le está destinada. Los hay incluso que dan fechas, ponen días y horas para que se cumplan los deseos. Otros hablan de que es hoy mismo cuando usted recibirá el cumplimiento de muchas promesas, más que nunca, ahora es el día señalado para que salga del templo con el carrito cargado con todo aquello que esperaba desde hace tiempo. Y están los que añaden bendiciones de regalos como el 3x2 de los supermercados y todos esos deseos suben a la vez al cielo acompañado de un versículo que usted debe repetir con insistencia, como dicen que actúan los que desean hablar con el más allá y se reúnen alrededor de una mesa cogidos de la mano esperando que ocurra.

Se induce al oyente a pedir un dios a la medida de cada uno. Se persuade al oyente a que pida todo género de caprichos y se le asegura que obtendrá las peticiones y deseos de su corazón. Se le convence de que no tendrá ninguna fatalidad. Se le dice que pida con fe para que todo en su vida le salga bien y en ningún momento se le habla del compromiso que lleva aceptar a Cristo como nuestro Señor y Salvador. En estas predicaciones y enseñanzas todo se enfoca a recibir sin dar nuestra vida a cambio. Se le dice al oyente que no se afane y que pida confiado ya que Dios le concederá lo que precisa. El corazón desea, se ilusiona y busca satisfacerse. 

Si hay iglesias en las que no se expone la verdad y no se habla de la realidad del evangelio, entonces tenemos la exposición de un Dios que aparece como el espejo de la madrastra de Blancanieves, que positivamente a todo lo que quien pregunta quiere oír como respuesta.

Veo esta clase de evangelio como una nube que intenta permanecer a flote un tiempo y que pronto termina esfumándose con todo lo que acumulaba dentro, incluido el que estaba con sus ojos fijos en ella.

Da la impresión de que algunos predicadores exponen el evangelio como un producto de intercambio fácil del que ellos obtienen beneficios personales. Presentan a Dios como una máquina exclusivamente de peticiones donde uno echa la moneda, recita unas frases manidas y por la ranura sale lo solicitado.

¿Por qué mentir? ¿Es para atraer personas a la iglesia? ¿Por qué no hablar de Jesús, sus maneras, sus palabras, su sacrificio y las responsabilidades del creyente?

 

Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes