Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


Dulce placidez


Hace días que me siento bien conmigo misma y con el mundo que me rodea. Mi gente, con cierto deje sospechoso, dice que me he vuelto más tolerante. Creo que es cierto.

Se me han templado los nervios. No sé cómo estoy cambiando tanto, qué mejunje se me está metiendo en el cuerpo, pero empiezo a ver la vida desde otra perspectiva. Contemplo las cosas con la suave dulzura de quien mira de lejos un panorama abstracto compuesto de multitud de colores.

Ante el dolor ajeno me convenzo de que nuestra existencia es así, tiene un lado positivo y otro negativo. Realmente lo que importa es que en casa estamos bien, que la crisis todavía no nos afecta demasiado.


1

2

3

 

Continúo, como siempre, atenta a las noticias, pero lo que antes me afectaba, ya no me conmueve. Sé controlarme.

Mi buen sentido del humor ante la adversidad ha crecido. Antes lloraba más y ahora vivo desde mi propia idea de lo que veo alrededor.

Estoy convencida de que es imposible luchar contra el destino, así que prefiero flotar en la corriente y me dejo arrastrar hacia donde quiera llevarme.

Noto como si mi tiempo de lucha hubiera finalizado. Acepto los hechos tal y como vienen. Me miro en el espejo de las emociones y no me reconozco. Parece que ahora soy más feliz, duermo más, río más..., hasta me alimento con más apetito.

De vez en cuando se me viene a la cabeza una estrofa de aquella antigua canción que decía “Soy extranjeeero en la tieeerra, no soy de aquííí, ciudadano del cieeelo yo soyyy, voy hacia allííí”, la canto y tan a gusto, porque me da conformidad, un descanso mental enorme que me quita complicaciones.

Esto debe ser la dulce placidez y sosiego que algunos dicen trae la madurez.

Así lo acepto.

En ningún momento he de pensar que me estoy acostumbrando a las injusticias, ¡por Dios bendito!, pensar que fuera lo segundo me alteraría el ritmo, me sofocaría, me trastocaría, me pondría la carne de gallina y los pelos de punta.

¡Calma, calma, calma...! Inspiro, expiro, inspiro, expiro. ¡Uf, casi pierdo el control.


Publicación en otros medios:
Protestante Digital
Diario Sur


    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes