Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio




Dioses en la acera


Cada vez que voy por la calle y me entregan la propaganda de los  solucionalotodo  digo para mí: “He aquí dioses hechos a la medida de cada cual".

Sin embargo, entre lo que ofrecen estos falsos poderosos, no dicen que me aman, no son desinteresados, no han pagado por mis barbaridades en una cruz, no están por mí, pero sí por mi dinero...

Estos que se promocionan a sí mismos se definen como grandes espiritualistas y te quitan todos los problemas en una sola sesión.


Dioses en la acera

2

 

Forjan de tu vida un paraíso pues dicen que eliminan todos los males por el poder de su magia y el mundo con sus habitantes comienzan a girar alrededor de tu ombligo.

Son dioses a pie de calle. Los encuentras en las aceras, en las puertas de los supermercados, en los semáforos... Difunden su propia propaganda y te dejan en números rojos si logran engancharte.

Aseguran que solucionan todo tipo de problemas con la máxima rapidez, eficacia y garantía al 100%.

Afirman que son videntes, médiums, tienen experiencia nacional e internacional (no hay campo que se les resista).

Ayudan a solventar problemas de amor (¿es el amor un problema?). Te recuperan la pareja (¿quieras o no?). Amarres (no se sabe que tipo de amarres, pero te desamarran). Unión rápida (no se sabe con qué, con quien o a quien). Fuerte atracción (quizás te convierten en un potente imán). Separaciones (ya no necesitas abogado).

Resuelven problemas familiares.

Mejoran tus negocios (fuera la crisis). Levantan tu empresa si está caída (cosa que ni tú ni tus asesores han sabido hacerlo). Recuperan el dinero que has perdido (para ellos, ya que te dejan limpiamente en la ruina).

Te curan la impotencia sexual (lo peor es que, una vez curado, sigas sin pareja).

Quitan la brujería de magia negra y el mal de ojos (legañosos). Te hacen limpieza (quizás de todo el hogar, incluidos los cristales y las rejas). Y te venden amuletos de la suerte (no se sabe si de la mala o de la buena, poco a poco lo sabrás).

Hacen realidad tus más efímeros sueños (así que no te cortes, duerme todo lo que puedas, si estás en el paro no tendrás ningún problema para quedarte en la cama todo el día).

Cualquier cosa, por difícil que sea, sin ninguna duda te lo resuelven. Y sin ninguna duda hay gente que prefiere pagar para conocer su supuesto futuro y dejarse guiar en sus problemas antes que comprometerse con el verdadero Dios.

 

Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes