Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



Convocatoria para elogiar

Si la lisonja es un veneno mortal para las almas bajas, los elogios debidos al mérito alimentan las almas sublimes. Simón Bolívar



Muchas re-uniones hay en las iglesias y cada una tiene un fin concreto y favorable. Nos gusta unirnos para cantar al Señor. En mitad de la semana lo hacemos para alabar, adorar, dar gracias y pedir a Dios por las necesidades ajenas y las propias. Nos re-unimos también los domingos para aprender de la palabra del Señor, saludarnos, charlar un rato y contarnos como estamos. Están las convocatorias para estudios bíblicos, para planificar encuentros, para plantear problemas, para formación.

Sin embargo, nunca he oído anunciar una re-unión para elogiar a los que se sientan a nuestro lado. Para resaltar esas virtudes que vemos en él o en ella. Contar lo bueno que sabemos de su vida y lo hermoso de su testimonio.

Al otro lado del Jordán

2

 

Porque es más fácil estar prestos a encontrarnos defectos que nos descartan para la vida en comunidad, es necesario alimentarnos unos a otros mediante serios elogios. No para envanecernos como tontos, sino para obtener fuerzas para continuar en el duro camino, para reforzarnos en nuestro buen hacer.

Es necesario felicitarnos, consolidar los dones de unos y otros. Hablar del servicio que otros prestan a la iglesia, descubrir aquello que no sabemos de esta o de aquel. Re-unirse para resaltar lo bueno de los demás y aprender de ellos con ganas. Sin envidias. Sin cortapisas. Con toda libertad y afecto.

Porque eso es amor a las claras y el amor hay que demostrarlo. Porque hacerlo edifica tanto a quien elogia como al elogiado. Porque es una práctica que sana de la enfermedad espiritual de la envidia y los celos.

El espíritu trabajador se muere de cansancio y pena cuando no recibe refuerzos. No nos quedemos con las ganas de exaltar a alguien.

Es necesario reconocer en los demás el bien que hacen. No esperar a que se mueran para acercarse a sus familiares y reconocer sus méritos. Quienes ya no están presentes se fueron sin recibir su porción de alimento.

 

 

Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes