Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



Como pozos sin llenura

Hay personas que, como niños pequeños, buscan en todo momento llamar la atención.

Estuvo en lo cierto Celeste Holm cuando dijo: “Vivimos debido a las palabras de ánimo, y morimos lenta, triste y airadamente sin ellas”. Entendemos esto de manera recíproca, no sólo visto desde la parcialidad. No es cosa de que a uno le toque siempre dar ánimo a los demás para que sean felices y ver morirse luego al animador sin que nadie le conforte. Esto viene al caso porque todos conocemos a nuestro alrededor personas necesitadas de cariño y comprensión, nosotros mismos podemos ser una de ellas. Sin embargo, hay personas que, como niños pequeños, buscan en todo momento llamar la atención. Son las que exigen que las contemples a todas horas, que las reverencies, que las mimes. Se trata de personas celosas que cuando te ven hablando con alguien se acercan para interrumpir consiguiendo que las escuches y dejes a esa otra con la palabra en la boca. Consideran que el tiempo de los demás les pertenece. Hay personas que cuando compartes una anécdota, la suya siempre es la más graciosa, la más intrigante, la más novedosa, la más llamativa. Cada vez que comienzas a hablar te cierran la boca para continuar ellas contándote sus propias historias sin importarles la que salía de tus labios, porque las suyas son mucho más interesantes, o mucho más agrias, o mucho mejores, según de qué se trate. 


2

 

Están las amistades que te hablan de su dolor, que continuamente es y será mucho más grande que el tuyo. Aparecen las que te darán la patada en cuanto un día, sea por la razón que sea, no te pongas a su disposición en el momento oportuno que te reclama. Piensan, convencidas, que viniste al mundo para asistirlas, que les debes pleitesía. Se convencen de que, por su gracia, te están otorgando representar con excelencia el papel principal de tu vida, que si no fuera por ellas tu ser no tendría ningún sentido, que son ellas las que te dan las oportunidades de ser alguien. Son personas con las que, aunque ejerzas con ellas el amor que conlleva compasión y misericordia, nunca estarás a la altura de lo que te demandan. Entienden que la amistad es servilismo e ignoran que es recíproca y que de no ser así ya no se llama amistad. 

Son como pozos sin fondo, sin llenura, que nunca dicen basta, que nunca se sienten saciadas del todo con lo mucho que reciben. Son almas insatisfechas que hacen lo posible por manipular, incluso intimidan a su presa. Están llenas de complejos camuflados de buena autoestima, quieren y no pueden realizarse porque no alcanzan el exceso que desean. Debido a esto se estancan. Esperan y esta espera enfocada a que el otro venga a ayudarles las llevan a no lanzarse a ese vacío que es la vida y de la cual cada uno es responsable. Andan comparándose con los demás y esto les conduce a la competición constante creando así mal ambiente. Nunca habrá un podium lo suficientemente alto para que se sientan cómodas. No conocen la amistad más que desde la postura del deseo del "todo para mí", de que "me sirvan".

Pero, sin lugar a dudas, también hay personas maravillosas que conforman tu vida y a la vez la suya, que se llenan con una palabra de tu apoyo, porque te quieren; que sonríen por un beso que le das, porque te quieren; que son cómplices de tu guiño, porque te quieren. Con eso tienen bastante y les sobra para ser felices y hacerte feliz. Aunque deseen más no te lo piden y tú tampoco te excedes en reclamarles nada porque hay respeto mutuo. Asumen tu dolor y tu intimidad, porque te quieren. Cuando ocurre, aceptan sin celos tu falta de tiempo para atenderlas porque saben que en tu vida coexisten otros seres, otros problemas, otros trabajos, que también amas. Estas mismas personas que tú entiendes, porque las quieres, te entienden y aceptan, porque te quieren. Florece un tándem, un gusto y un deseo grande por encontrarse y pedalear juntas con avenencia. Son el prototipo de personas que entienden el significado de la amistad.

 

Publicación en otros medios:
Protestante Digital



    -Indice de artículos de Isabel Pavón
    -Indice general de artículos

Isabel Pavón.
© SentirCristiano.com

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes