Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



VICIOS AL CORREGIR


El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados
. Miqueas 7:19.

Hay líderes y algunas personas, que a la hora de corregir, caen en serios defectos, incluso en completa oposición a lo que dice la Palabra. Que pecamos muchas veces, y necesitamos ser corregidos, es cierto. Que defraudamos a los que tenemos a nuestro alrededor, otorgándoles el derecho a quejarse, también.

Pero, como todas las cosas, puede corregirse bien o mal. Me quiero centrar en algunos vicios muy frecuentes al corregir. Hay personas y líderes que a la hora de reprender se ponen históricos. Es decir, no se conforman con regañar por lo que se haya hecho mal hoy. Les parece que no lo están haciendo correctamente si no reprenden también, ya no por lo que se haya hecho mal ayer o anteayer, sino por lo que se haya hecho mal hace tiempo, sea hace varios meses o incluso años. Tienen una caja de seguridad en la que conservan los fallos de los demás para poder echarlos en cara en el momento oportuno. El texto de arriba es uno entre los que se pueden citar para demostrar lo antibíblico de dicha práctica. No está bien tener una sonda petrolífera o algo parecido para extraer los pecados ajenos del lugar del fondo del mar donde Dios los ha echado.

Y contando con que la falta que ocasiona estos hechos sea real. Lo digo porque debo tener cara de pecadora, pues me han acusado muchas veces de faltas que estaban solamente en la mente de otra persona.

¿Y qué decir cuando se usa un púlpito para rescatar todas las faltas de una persona, sean presentes o pasadas, reales o ficticias? En primer lugar me parece cobarde e inadecuado. Cobarde, por no ser capaz de hablar cara a cara con el “gran pecador” o “gran pecadora” que supuestamente necesita corrección. Inadecuado, porque priva del derecho a defenderse, a dar explicaciones, que no se le puede negar ni a los criminales. En segundo lugar, como ya he dicho, contrario a la Palabra. En tercer lugar, lo que se produce así es ira por la actuación injusta del líder, no precisamente el cambio de actitud que supuestamente se buscaba.

Si queremos un cambio saludable en quien se reprende, debe ser reprendido de una forma saludable.


Mª Auxiliadora Pacheco


    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora
    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes