Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



SÓLO FRIEGO MI CUADRITO

Mi piso es uno de los cuatro de la planta donde vivo. Hay limpiadora en el bloque, pero a veces se retrasa, o no es todo lo eficaz que debiera. Pero yo lo soluciono rápido. Saco la fregona y friego mi cuadrito de rellano, y los demás, allá que se las compongan.

Un día, mientras me ocupaba de este quehacer, salió la vecina de al lado a tirar la basura. Creo que saludó pero que mientras esperaba el ascensor puso una sonrisa sospechosa. Terminé de fregar y entré a mi casa, pero me quedé junto a la entrada. Por eso, cuando mi vecina volvió, la oí decir antes de abrir su puerta: “Y cuando entre y salga, ¿dará un salto para no pisar mi lado?” Creo que la muy retorcida lo dijo porque su piso es uno de los dos de la planta que dan a los ascensores. Pues si se le ensucia su lado cuando pasamos los demás, que lo limpie. A mí plim.

Muchos reconocerán este comportamiento, porque hoy en día es lo que reina. Yo me ocupo de lo mío y solamente soluciono lo mío. De la parte de responsabilidad que me corresponde en los problemas de los demás, paso olímpicamente. A quienes ayer discriminaron y despojaron de lo suyo para beneficiarme, lo único que merecen es mi menosprecio. Si hoy están peor que yo, que no hubieran sido tan tontos de dejarse arrebatar. Sólo faltaba que ahora encima quieran que se les ayude para poder estar igual que yo. De eso nada. Yo tengo derecho a estar mejor que ellos.

Al egoísmo y la falta de solidaridad le ponen muchos nombres, porque nadie se atreve o no le conviene llamarlos por los suyos verdaderos. Y por desgracia muchas veces quienes deberían dar ejemplo de solidaridad y ayudar para el bien común, se dedican a arrimar el ascua a su sardina particular. Triste, pero más se pierden ellos. No tendrán la satisfacción de haber ayudado a resolver los peores problemas. No recibirán la sonrisa del prójimo agradecido. Nunca tendrán un lugar en el corazón del prójimo. ¡Qué pena ir así por la vida!



Mª Auxiliadora Pacheco



    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora

    -Página facebook de Auxiliadora

    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes