Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


PERSONAJES BÍBLICOS 2

 

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

 

DÉBORA: VENCER SOBRE LOS PREJUICIOS

 

Débora fue una mujer verdaderamente notable. Fue la única que llegó a gobernar en Israel de una forma legítima y aceptada por el pueblo. En el tiempo de los reyes hubo una usurpadora llamada Atalía, que obtuvo el trono de la peor de las maneras, pero que fue vencida y en su lugar se colocó al rey legítimo (1 R. 11).  Fuera de ellas, no hubo ninguna mujer que ostentara la máxima autoridad en Israel, una de ellas amada, la otra aborrecida.

En el tiempo de Débora, Israel se encontraba en un estado lastimoso. Se apartaron del Señor, lo que en primer lugar les produjo la miseria moral (4:1), y en segundo lugar la miseria física, porque el Señor se apartó de ellos y quedaron a merced del rey de Canaán (4:2). Los israelitas habían sido oprimidos cruelmente durante veinte años, y esa situación los hizo reaccionar, y clamaron al Señor para que los librara de Jabín (4:3).

Quizás esas circunstancias tan penosas facilitaran el levantamiento de Débora como gobernante de Israel. No hay que perder de vista que la sociedad israelita era una sociedad patriarcal, en la que los hombres dominaban, y las mujeres no podían aspirar a ningún puesto de poder. Es más, ni siquiera podían aspirar a la igualdad, por muy duramente que trabajaran, o lo importante que fuera su función en los hogares. La situación privilegiada de los varones israelitas también conllevaba obligaciones: debían de ser quienes llevaran el sustento a sus hogares, y protegieran sus hogares y la nación de los peligros. Pero los israelitas no tenían capacidad de oponerse a Jabín, que contaba con una equipación militar muy superior. Los varones israelitas estaban acostumbrados a usar sus manos y su fuerza para trabajar y defenderse. Ahora se veían impotentes, abrumados. No había ninguno que fuera capaz por sí mismo de solucionar la situación, ni mucho menos de presentarse como líder.

Pero donde las soluciones humanas no funcionan, Dios puede usar las suyas. Como ya he comentado, era impensable que una mujer llegara a gobernar en Israel de una forma legítima. Los pocos datos personales que se dan sobre Débora, sugieren que en un principio Débora era una mujer más entre las miles de mujeres de Israel. Como la inmensa mayoría, se casó, y su historia podía haber concluido dentro de las paredes de su hogar. Pero Dios primeramente la ungió como profetisa, como alguien que llevara sus palabras al pueblo. ¡Qué unción y qué poder de Dios debía emanar de Débora para ganarse el amor y el reconocimiento de una sociedad patriarcal! Otra de las claves de su levantamiento como gobernante de Israel se encuentra en un fragmento del cántico de la victoria en 5:6, 7. Débora cuenta que el país se hallaba en una época de temor e inseguridad, las personas incluso abandonaban las poblaciones aisladas. El corazón de Débora se quebrantó al ver estas cosas, como una madre amorosa angustiada al ver las desgracias de sus hijos. Su corazón estaba lleno de amor y compasión. En un tiempo de gran angustia, Dios mandó a una mujer amorosa en lugar de un líder enérgico.

Fue tal el aprecio hacia Débora, que la Escritura cuenta que Barac no quiso ir a la batalla sin ella, en contra de lo que Dios mandó en un principio, por lo que aunque obtuvo la victoria, fue disciplinado (4:6-16, 23, 24).

En nuestros días, todavía hay muchas iglesias donde a las mujeres se les niega el derecho de ocupar puestos de autoridad, o se sacan argumentos que desmiente un examen cuidadoso de la Escritura, como que deben estar bajo la cobertura de un varón. ¿Bajo qué cobertura estuvo Débora? Dios es quien elige, y Él es quien capacita. Nunca debemos dejar que los prejuicios se interpongan en el camino de lo que Dios quiere que hagamos, ni de lo que quiere que hagan otras personas.

Preguntémonos: ¿Cuáles son los principales prejuicios hoy en día? ¿Qué prejuicios pueden obstaculizar la obra de Dios? ¿Cómo podemos vencerlos?

 

 

Mª Auxiliadora Pacheco

    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora
    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes