Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


PERSONAJES BÍBLICOS 10

 

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

 

GAMALIEL: LA VOZ DE LA JUSTICIA

 

Ellos, oyendo esto, se enfurecían y querían matarlos. Entonces levantándose en el Concilio un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la Ley, venerado de todo el pueblo, mandó que sacaran fuera por un momento a los apóstoles, y luego dijo:


–Israelitas, mirad por vosotros lo que vais a hacer respecto a estos hombres,  porque antes de estos días se levantó Teudas, diciendo que era alguien. A este se unió un número como de cuatrocientos hombres, pero él murió, y todos los que lo obedecían fueron dispersados y reducidos a nada. Después de este se levantó Judas, el galileo, en los días del censo, y llevó en pos de sí a mucho pueblo. Pereció también él, y todos los que lo obedecían fueron dispersados.

 Y ahora os digo: Apartaos de estos hombres y dejadlos, porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá;  pero si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios.  

Estuvieron de acuerdo con él. Entonces llamaron a los apóstoles y, después de azotarlos, les ordenaron que no hablaran en el nombre de Jesús; y los pusieron en libertad.

Ellos salieron de la presencia del Concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre. Y todos los días, en el Templo y por las casas, incesantemente, enseñaban y predicaban a Jesucristo. Hechos 5:33-42.

 

Me gusta el personaje de Gamaliel. Es un personaje conocido y apreciado, tanto en el judaísmo como en el cristianismo. En este pasaje cuenta que los apóstoles Pedro y Juan, después de ser apresados y llevados al Concilio, estaban a punto de ser ejecutados. Recuérdese que después de la muerte y resurrección de Jesús, hubo un tiempo de celos y hostilidad creciente de los extremistas judíos hacia los cristianos, que culminó con la muerte de Esteban y la persecución (Hechos 7). En Hechos 5:17 dice que “se llenaron de celos”. Los motivos eran el éxito de la predicación de los apóstoles, y los milagros y sanidades que se producían, hasta el punto de que la gente acudía a ellos de todos los alrededores con sus seres queridos enfermos y atormentados por malos espíritus (Hechos 5:12-16). Ya anteriormente los apóstoles habían recibido una seria advertencia, como cuenta Hechos 4. En los versículos anteriores al pasaje que reproduzco, del 17 al 32, cuenta que hubo un intento fallido de apresarlos, pero que un ángel los liberó y les dijo que predicaran el Evangelio. Ellos obedecieron las palabras del ángel, y nuevamente fueron apresados. Las palabras de los apóstoles defendiendo su derecho a “obedecer a Dios antes que a los hombres”, y predicando el Evangelio, enfurecieron a los miembros del Concilio hasta el punto de que hablaban de matarles. Aquí es donde intervino Gamaliel. Nadie le pidió que hablara, el ambiente estaba cargado de hostilidad. Entonces Gamaliel se levantó valientemente en favor de la justicia, la tolerancia y el sentido común. Sus palabras fueron sabias, y apelaron al mayor de los argumentos, si la obra de los apóstoles no era de Dios, desaparecería, pero si era de Dios permanecería. Salvó la vida a los apóstoles, y consiguió que escaparan de esa situación de la mejor forma posible. No es extraño este comportamiento en alguien “venerado por todo el pueblo”. Al ver su forma de actuar, no es difícil adivinar los motivos, era una persona dentro del judaísmo que era consecuente con lo que creía. Alguien muy diferente de los fariseos a quienes Jesús tanto les recriminó su forma de vivir opuesta a aquello que enseñaban. El mismo Pablo declara en Hechos 22:3 que tuvo por maestro a Gamaliel, aunque por como actuó antes de Damasco, parece que solamente apreció su erudición, no su forma de vivir.

Su sabiduría y consecuencia no eran algo nuevo en su familia. Su abuelo fue un destacado rabino llamado Hilel o Hillel, que fue una autoridad sobre la ley judía. Pero el énfasis de Hilel fue el cumplimiento de las normas éticas, la piedad personal,  la humildad y la preocupación por los demás. La frase más famosa de Hilel es: “No hagas a tu prójimo lo que no quieres que te hagan a ti; todo lo demás es comentario”. Gamaliel bebió de esas enseñanzas, y la historia recogida en los Hechos, y el prestigio que tiene hasta nuestros días, muestran que las puso en práctica.

A partir de ahí, hay diferentes hipótesis, pues siendo un personaje tan notable, se convirtió en alguien a quien todo el mundo quiere llevar a su terreno. Hay tradiciones cristianas y judías completamente diferentes sobre su trayectoria posterior.

Según la tradición cristiana, fue bautizado con su hijo junto a Nicodemo (Juan 3). Según esta versión, seguía a Jesús en secreto para proteger a los cristianos. Dice una tradición que fue uno de los maestros de la ley con los que habló Jesús cuando de niño estuvo tres días en el templo de Jerusalén.

Según el Talmud, vivió y murió como fariseo, y fue tan fiel a la ley que: “Cuando él murió, el honor de la Torá (la ley) pereció, y la pureza y piedad se extinguieron.”

Naturalmente que me gustaría que la tradición cristiana fuera cierta, que su búsqueda de Dios y su espíritu misericordioso le hubieran llevado a los pies del Maestro de maestros. Pero me mantengo neutral en esta cuestión. Lo único comprobado es que murió en el año 50 después de Cristo, es decir, que no llegó a ver la destrucción del templo.

Al repasar mi vida, veo que además de personas creyentes, Dios muchas veces ha puesto y sigue poniendo a mi lado a personas como Gamaliel. Personas que no comparten mi fe, pero que son capaces de levantarse para defenderte, y defender la justicia, cuando ven a otras personas actuar con maldad.

Sería injusto terminar este artículo sin mencionar que en estos últimos años han muerto una serie de personas de otras confesiones por defender a los cristianos en los lugares donde hay persecución. Personas que saben que la justicia y la misericordia están por encima de las creencias particulares que cada cual poseemos. Recuerdo que hace unos años se nos exhortaba a pedir que entre nuestros gobernantes Dios pusiera a muchas personas como Gamaliel. Es un buen motivo de oración, si tuviéramos muchos gobernantes como Gamaliel, nuestro mundo estaría mucho mejor de lo que está. 

 

Mª Auxiliadora Pacheco

    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora
    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes