Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



NO NOS QUEREMOS

No nos gusta como somos. No nos queremos, hay cosas que cambiaríamos si estuviera en nuestra mano. Existen personas que incluso apenas son capaces de mirarse en un espejo. En la sociedad actual, hay una gran presión sobre como se supone que debemos ser para considerarnos personas atractivas. Y estos ideales son ficticios, irreales, y prácticamente inalcanzables. Esta presión se ceba especialmente con las mujeres. Debes tener unas medidas más propias de una vara que de una mujer, en los casos más extremos hay quienes llegan a quitarse costillas. Las mamás no tienen derecho a aceptar con normalidad los cambios que produce la maternidad. El resto tampoco tenemos derecho a aceptar las medidas que tengamos con normalidad, contando, naturalmente, que no afecten a nuestra salud. Tu piel debe ser perfecta, y tomar un bonito bronceado en el verano. Así podría seguir con el resto de nuestros rasgos.

Debemos tomar conciencia de toda la presión referente a nuestro cuerpo que esta sociedad ha puesto sobre nuestros hombros, y empezar a liberarnos de ella. No es sano vivir de esta forma, y más, como he dicho, en los casos en los que llega a extremos enfermizos. Empecemos a aceptar nuestro aspecto tal y como es, con sus virtudes y defectos. Neguémonos a seguir encadenados a patrones que no tienen nada de sano. Rebélemonos contra la tiranía de los cuerpos perfectos, de los rasgos perfectos.

Una gran ayuda es saber que nuestro valor no depende del cuerpo en el que vivimos. Para Dios no hay diferencias entre personas por tener o dejar de tener unas medidas, rasgos, raza o color determinado. Su amor es incondicional, y sin medida. Nuestro cuerpo es el recipiente en el que se encuentra nuestra alma. Cuando se nos vengan a la cabeza pensamientos de que mi aspecto debería ser este o aquél, parémonos un momento. Y pensemos en cuánto valemos para Dios, en que Él nos ama. Seguro que nos sentiremos mejor, y que en vez de lamentos, de nuestro corazón empezarán a brotar gracias a Dios por su obra en favor nuestro.

 

Mª Auxiliadora Pacheco


    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora

    -Página facebook de Auxiliadora

    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes