Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



MUJERES ALADAS

Y salió aquel ángel que hablaba conmigo, y me dijo: Alza ahora tus ojos, y mira qué es esto que sale. Y dije:

¿Qué es?

Y él dijo:

Este es un efa que sale. Además dijo: Esta es la iniquidad de ellos en toda la tierra.

Y he aquí, levantaron la tapa de plomo, y una mujer estaba sentada en medio de aquel efa. Y él dijo:

Esta es la Maldad; y la echó dentro del efa, y echó la masa de plomo en la boca del efa.

Alcé luego mis ojos, y miré, y he aquí dos mujeres que salían, y traían viento en sus alas, y tenían alas como de cigüeña, y alzaron el efa entre la tierra y los cielos. Dije al ángel que hablaba conmigo:
¿A dónde llevan el efa?

Y él me respondió:

Para que le sea edificada casa en tierra de Sinar; y cuando esté preparada lo pondrán sobre su base. Zacarías 5:5-11.

Esta es una curiosa visión que tuvo el profeta Zacarías. Tras varias visiones anteriores, esta se refiere a la denuncia de los pecados de los judíos infieles (5:1-4). Un ángel lo guiaba y le ayudaba a comprender el significado de lo que estaba viendo, y luego debería trasmitir al resto del pueblo.

Dios estaba enojado con los judíos infieles, por lo que las dos visiones recogidas en Zacarías 5 constituyen una seria advertencia para ellos. Esta segunda visión le es anunciada al profeta como la representación de los pecados de los judíos infieles. Ve una gran tinaja de unos 37 litros de capacidad, cubierta con una pesada tapa. Al levantar la tapa para que Zacarías pudiera ver lo que había dentro, aparece una mujer que representa la Maldad. El ángel vuelve a encerrarla de forma que no pueda escaparse. Y entonces aparecen dos mujeres aladas, que se llevan el recipiente a Babilonia, la encarnación de todas las maldades humanas.

Estas mujeres anuncian redención para Israel, porque se llevan la maldad de Tierra Santa a la Babilonia espiritual, el lugar del pecado. Pero también son ejecutoras de la justicia divina. Si hay dos profetas ungidos (Zac. 4:14), hay dos mujeres como representantes de la justicia.

En este último aspecto me quiero centrar. En esta visión, la Maldad es encarnada en una mujer. Pero Dios quiere dejar constancia de que es una forma de enviar un mensaje al pueblo de manera que les resulte comprensible. Usa elementos que en aquel tiempo eran familiares y cotidianos, como una tinaja de las que usaban para almacenar el trigo y otros alimentos. Pero en su mente no hay nada más lejos que adjudicar a todas las mujeres en general, el papel de representantes de la maldad. Por eso, quienes representan sus juicios y su justicia, deben ser dos mujeres. Traen un mensaje de juicio para quienes no se arrepientan, y continúen en el pecado. Y llevan esperanza para los arrepentidos. Hay redención para ellos, y la promesa de que Dios se llevará lejos sus pecados.

Nada, entonces, que se pueda utilizar para denigrar a las mujeres. Y ese es el Espíritu de las Escrituras hacia las mujeres, para quienes las lean sin prejuicios.


Mª Auxiliadora Pacheco

    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora
    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes