Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



¿FIESTA DE HALLOWEEN?

Muchos y buenos estudios se han hecho en contra de esta mal llamada fiesta. Pero a mí me basta con narrar lo que me pasó a cuenta de esta actividad.

El año pasado, la tarde del 31 de Octubre me coincidía con el ensayo de una representación de Navidad  en la que participé. Por ahí la cosa ya empezaba a entrar en conflicto, sin yo darme cuenta. De un lado, un grupo de cristianos preparando la conmemoración de la llegada de la Luz del mundo. Del otro, gente pretendiendo celebrar la llegada de las tinieblas.

Cogí un autobús y me senté en uno de los asientos de la parte trasera. Dos o tres paradas más allá, subieron un par de jovenzuelos que se sentaron en el grupo de asientos que quedaba frente al mío. Oí como uno le dijo al otro que yo era más blanca que un zombi. No dije nada, pero lo miré de forma que se diera cuenta de que lo había oído. Vale que una es tan blanquita que muchas veces me han tomado por extranjera, pero de ahí a lo otro hay bastante diferencia. Y en una ciudad tan turística como Málaga estamos acostumbrados a recibir a personas de todas las razas y colores, aunque algunos se comportan como si se hubieran criado y vivieran en una cabaña aislada en medio de la selva.

Ya de vuelta en mi casa, pensaba cenar tranquilamente, fregar los platos y leer un rato antes de acostarme. Un final normal a un día normal y corriente, pero no pudo ser. Mientras cenaba, tocaron a la puerta unos niños disfrazados que luego supe que eran del bloque. Como la historia con la que venían no tenía nada que ver conmigo, ni como española, ni como cristiana, no abrí la puerta. Hubo alguna puerta más que no se abrió, pero se marcharon y pensé que la cosa se quedaría en eso. Me equivocaba. Cuando ya estaba fregando los platos, llamó a la puerta otro grupo de niños. Pensé que con hacer lo mismo de antes, ignorarlos, se marcharían sin más complicaciones. Pero como hubo puertas que no se abrieron, estuvieron un rato aporreando las puertas y echándonos maldiciones. Confieso que yo me empecé a poner hasta nerviosa. Como el alboroto iba en aumento, una vecina salió para echarlos, marchándose después de tirar un huevo y harina en el rellano. Salí a darle las gracias a la vecina, y me dijo que eran unos niños de los alrededores que se habían colado en el bloque.

¿Una actividad en la que si no participas, te maldicen, te recriminan y te hacen gamberradas?  A mí eso es algo que me suena bastante, porque es lo que ha habido para los cristianos evangélicos desde siempre, cuando nos hemos negado a participar en actos ajenos o incluso contrarios a nuestra fe. Para mí desde luego una fiesta deja de serlo en el momento en que te obligan a participar en ella, lo quieras o no, vaya o no en contra de tus ideas o creencias. Mucho más, si incita a burlarse del diferente. Como tenemos en España una tradición tan buena en lo que se refiere al respeto a las conciencias y a las diferencias, y lo poco que se ha avanzado en eso, mayormente ha sido por el turismo ya mencionado, ahora, a tirarlo todo por la ventana. Y por traer algo de fuera, malo, y que no tiene nada que ver con nosotros. Eso desde luego no es lo que le conviene, ni yo deseo para mi país.


Mª Auxiliadora Pacheco


    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora

    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes