Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



EL PAVO REAL NO ES TAN PAVO

La historia del pavo real se parece mucho a la de las mujeres y a la de todas las personas a las que se les ha impedido hacer aquello para lo que estaban capacitadas.

En muchas especies de aves, el macho posee un plumaje llamativo y lleva a cabo un ritual de cortejo para atraer a la hembra. El pavo real ha llevado estas peculiaridades a su máxima expresión. El macho posee una capa de plumas digna de un rey, que exhibe sin el menor pudor. Por estos motivos los occidentales, que tendemos a creer que somos los más inteligentes del planeta, lo convertimos en símbolo de la vanidad.

Pero el pavo real, como todas las aves, tiene su lugar de origen donde vive su propia vida, no la que otros le han buscado. Es natural de la India y otras naciones vecinas. En la floresta que inspiró El libro de la selva el pavo real saluda al nuevo día en completa libertad. En la India es muy apreciado, por motivos que los occidentales pasaron completamente por alto. Los pavos reales matan a las serpientes peligrosas, como las cobras, a patadas y picotazos. Y si un tigre u otro animal peligroso se acerca, lanzan fuertes gritos que ponen en alerta a las personas de los alrededores. Es normal que se hayan ganado el respeto de las personas de su lugar de origen.

Pero un buen día, en la India a alguien se le ocurrió convertirlos en un adorno más de su jardín. Esta costumbre se extendió, y con el tiempo llegaron a Occidente. En los jardines no había serpientes con las que acabar, ni fieras de las que avisar. Solamente les quedaban su plumaje y la tendencia a exhibirse cuando se encontraban seguros. Por ello se les colgó el sambenito de aves tontas y vanidosas, que sólo servían de adorno.

Es decir, primero se les privó de su libertad, después se les impidió poner en práctica sus auténticas capacidades, y finalmente se les denigró por su inutilidad y estupidez. Como la historia de las mujeres. Primero se les negó la oportunidad y el derecho de hacer cosas para las que estaban capacitadas, y después se las denigró por su estupidez.

Las mujeres maltratadas son pavos reales a quienes un hombre las ha encerrado con engaños en su jardín particular. Las han aislado de su vida y de su mundo, y no se han conformado con convertirlas en un objeto. Después que las han privado de todo, les dicen que son unas estúpidas que no sirven para nada.

Los maltratadores no son los únicos que quieren tener un jardín lleno de personas – objeto. Hoy en día muchos pretenden ser los únicos que valen, y quieren impedir que otras personas demuestren aquello para lo que sirven. Y no saben que si actúan así, el día que venga un tigre se los comerá de un bocado, porque nunca dejaron que otra persona aparte de ellos mismos prestara servicios en su entorno.

Por eso no hay que dejarse engañar por los que lo único que pretenden es ahogar las capacidades ajenas. No importa que tu grito no sea bonito, si es un grito de alarma. O cualquier otra de tus capacidades, que nadie te impida practicarla.


Mª Auxiliadora Pacheco


    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora
    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes