Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



EL DIFÍCIL EQUILIBRIO

Mis actividades en la red me llevaron a leer un par de reseñas de la escritora conocida como Anne Rice, mundialmente famosa por ser autora de la saga Las Crónicas Vampíricas entre otras muchas obras, varias de las cuales han sido adaptadas al cine y la televisión. Nació como Howard Allen O'Brien, pero cambió su nombre a “Anne”. Se casó con el difunto poeta y pintor Stan Rice en 1961, con quien tuvo dos hijos, una niña, Michele en 1966 y que murió de leucemia a los 5 años de edad y el famoso escritor Christopher Rice (que nació en 1978).

Fue educada como católica, pero abrazó el ateísmo, del que fue una firme defensora la mayor parte de su vida. Alcanzó la fama con sus libros de temática fantástica, pero el éxito no llena ese hueco que cada persona tiene en su corazón hasta que lo ocupa Cristo. En 1998 sorprendió a sus seguidores anunciando que había vuelto al cristianismo y diciendo que a partir de ese momento “sólo escribiré sobre Jesús, nuestro Señor”. Suavizó su postura en lo de escribir solamente sobre Jesús, y escribió alguna novela fantástica más, además de varios libros de temática cristiana. Hasta aquí, todo muy bonito, la oveja perdida que vuelve al redil, con sus luchas espirituales y personales, como cualquier creyente.

Lo triste vino después. En 2010 declaró que seguía comprometida con Cristo, pero que dejaba de ser cristiana. Tengo ante mí sus principales declaraciones, pero prefiero no ponerlas aquí, ya bastante leña se está echando para intentar acabar con el cristianismo y todo lo que huela a cristianismo para hacerles ese favor a ciertas personas. Yo misma estoy, digamos que bastante chamuscada.

Por lo que se desprende de sus declaraciones, volvió al catolicismo durante los años que fue una cristiana practicante. Pero yo no voy a caer en el recurso fácil de arremeter contra el catolicismo. Porque la misma decepción que sufrió Anne Rice, la podía haber sufrido en cualquier iglesia de otra denominación o tendencia.

Muchas veces nos preocupamos más de discutir con los cristianos que están en otra línea diferente a la nuestra, que en como vivimos el evangelio. En bastantes ocasiones no sabemos defender la fe como nos aconseja la Escritura, con mansedumbre y reverencia (1 Pedro 3:15). Hablo así porque yo misma he caído en esos errores muchas veces. Mi vida no me ha ayudado precisamente en este sentido, tuve unos padres estrictos, además de otra serie de experiencias bastante negativas. Actualmente lucho y oro para que Dios cambie y me ayude a cambiar en ese y otros aspectos que necesitan de la gracia de nuestro Señor.

Pero quiero concluir yendo a lo que podemos aprender de la triste experiencia de Anne Rice. Vayamos a la iglesia que vayamos, lo importante es ser fieles a Jesús y el Evangelio. Necesitamos de su amor para expresarlo a los que no lo conocen, y hacerles sentir que son amadas a las personas que están en nuestras congregaciones. Necesitamos sabiduría para defender la sana doctrina sin caer en insultos y ataques personales. Vivimos tiempos de muchos errores, pero debemos cuidar no dar más material a los incrédulos para señalar a los cristianos, ni exponer a la decepción y al desencanto a las personas débiles en la fe. Deseo que Dios derrame su gracia para estas cosas a todas las personas que lean estas líneas, empezando por mí, naturalmente.

 

 

Mª Auxiliadora Pacheco



    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora

    -Página facebook de Auxiliadora

    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes