Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

  Visita a los asilos

  Misión Israel

  Álbum de Fotos

  Arqueología

  Artículos

  Entrevistas

  Forwards

  Locura General

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio



BELLEZA INVERNAL

Era un prado de alta montaña en plena primavera. La hierba estaba verde, y las mariposas revoloteaban alrededor. Unas pequeñas semillas llegaron hasta allí, sin saberse de donde. Cada una empezó primero a echar unas pequeñas raicillas y después unos tallitos provistos de unas hojas alargadas. No habían florecido aún por su juventud, pero se notaba su lozanía y la fuerza con la que se aferraban a la vida. Al llegar el otoño, las hojas amarillearon y se secaron. Más tarde empezó a nevar. Capa tras capa de nieve fue cayendo sobre el campo, parecía que no tenía vida. Solamente se veía un manto blanco y frío. La hierba y los brotes primaverales parecía que no hubieran sido más que un sueño, del que no podrían despertar.

Pero cuando todavía era invierno, empezó a ocurrirle algo a la nieve. Comenzó a  ser removida desde abajo. Después, primero uno y luego otro y otro, empezaron a salir unos pequeños tallos verdes, casi idénticos a los que habían nacido esa primavera, pero más fuertes. Los tallos crecieron varios centímetros a pesar de estar rodeados de nieve. Al final, de cada tallo brotó un capullo. Finalmente, los capullos estallaron en unas bellas flores de color malva. El frío y la nieve todavía dominaban la tierra. Pero las flores cubrieron de belleza el manto invernal. Su vida y belleza habían triunfado. Muy abajo, en la tierra, cada una poseía un bulbo donde había quedado escondido por un tiempo el secreto de tanta maravilla.

Así son muchas vidas. Cada persona que llega a este mundo, trae unos dones, unas capacidades con las que florecer. Pero desgraciadamente muchos quedan sepultados por diferentes motivos. Unas veces por la pobreza, por no haber nacido en el lugar adecuado. O simplemente porque se les niega el derecho a ser ellas mismas. Capa tras capa de dificultades las entierra, y muchas no son capaces de abrirse paso a través de ellas. “Tú no vales para eso”, “no vas a salir adelante en la vida”, “ya tenemos líderes que nos ministren”. Pero su debilidad es sólo aparente, en cada una se oculta una vida capaz de brotar en los lugares más insospechados. 

Brota y florece en tu lugar, y no dejes que nada ni nadie sepulte lo que Dios te ha dado.

 

 

Mª Auxiliadora Pacheco



    -Indice de artículos de Mª Auxiliadora

    -Página facebook de Auxiliadora

    -Indice general de artículos


© sentirCristiano.com

Mª Auxiliadora Pacheco Morente

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes