Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Entrevistas

  Forwards

  Arqueología

  Locura General

  Artículos

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


    Capítulo 44

Beerseba, frontera sur del reino


Beerseba está situada en el borde del desierto del Neguev. Señalaba en la tradición bíblica, el límite meridional del antiguo reino de Israel. El nombre ha sido conservado en árabe como Bir al-Sab, mención de la actual y moderna ciudad de Beerseba.

Los trabajos arqueológicos muestran que en tiempos bíblicos había una población establecida en dos áreas diferenciadas: Una corresponde al asentamiento que surgió en el Tel o montículo entre los arroyos Nahal Beerseba y Nahal Hebrón. Y la otra, más dispersa, buscando tierras de cultivo cerca del tel.

Las excavaciones que comenzó Yohanan Aharoni en 1969 las terminó Zeev Herzog en 1976. Descubrieron restos materiales del periodo Calcolítico, de unos 4000 años aC, y restos a partir de la edad de Hierro I, siglo XII aC. Estas dataciones armonizan con los últimos trabajos llevados a cabo por la Autoridad de Antigüedades de Israel en la moderna Beerseba.

Centrémonos en el Tel de Beerseba. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2005 por la Unesco. Forma parte de los tres Tel bíblicos que tienen esta distinción junto a Meguido y Hazor.

El Tel ha sido excavado hasta la roca madre y presenta nueve estratos de ocupación. En los últimos estratos (los más antiguos), las viviendas evolucionan desde las casas fosos, cavadas en la roca, hasta las construidas con paredes de adobe sobre una base de piedra. A finales del siglo XI aC, es construido un poblado fortificado en forma ovalada con las casas adosadas. El acceso a las viviendas se realizaba desde el interior del gran patio central, que era el lugar donde protegían a los rebaños.

En el exterior del asentamiento hay un pozo de 1,8 metros de diámetro y 69 metros de profundidad que suministraba agua al poblado. Se suele identificar con Abraham según Gn21:25-31. El texto bíblico indica el origen del nombre de Beerseba, que en hebreo puede significar “pozo del juramento” o “pozo de los siete”. Los estudios realizados por el arqueólogo Zeev Herzog, lo datan con una antigüedad del siglo XII aC (1).

Desde final del reinado de David, siglo X aC, el Tel pasa a ser un centro administrativo y control de fronteras del reino. Para ello fue fortificado mediante una muralla sólida de 3,5 a 4 metros de espesor, con glacis y foso, además de una puerta defensiva de cuatro cámaras. La ciudad construida tiene una cuidada planificación. Es destacable el gran sistema de abastecimiento de agua, similar al de otras ciudades como Meguido, Gabaón y Hazor.

A mediados del siglo VIII aC la ciudad fue destruida por un terremoto. Sus excavadores lo identifican con el mencionado en la Biblia por Amos 1:1 y Zacarías 14:5. Produjo daños incluso en el sistema de agua y en las murallas, que fueron rehabilitadas y modificadas. Así, la fortificación pasó a ser de muros del tipo casamatas (muros paralelos unidos por otros transversales), formados con bloques de adobe cocido sobre cimientos de piedra.

El visitante de Tel Beerseba puede apreciar los restos recuperados de una pequeña ciudad fortificada del siglo VIII aC. Con una superficie de 1,1 hectáreas, estaba habitada por unas 400 personas, principalmente funcionarios, militares y las familias de estos.

A la entrada de la ciudadela hay una plaza que distribuye las calles. Era el lugar de la actividad social. A la izquierda de la plaza, se encuentra el edificio del gobernador con tres amplias salas y, a la derecha, tres grandes almacenes (edificios tripartitos de pilares). Los almacenes servían en la gestión del comercio exterior y la recaudación de los impuestos ya que, Beerseba, era frontera y centro de comunicación de las rutas de caravanas provenientes de Arabia con destino al Mediterráneo y el interior de Palestina.

Entre las rocas que integran una esquina de los muros de estos almacenes, se descubrieron parte de las piedras labradas de un altar del sacrificio, con sus característicos salientes terminados en cuernos. En una de las piedras se encuentra grabada una serpiente.

El altar fue utilizado en ritos cultuales, pues en él se observan restos de hollín. Este uso estaba en contra de las leyes, que solo permitía ofrecer sacrificio en el templo de Jerusalén y, además, las piedras empleadas para el altar no debían ser labradas. El profeta Amós 8:14 hace referencia al culto idolátrico practicado en este lugar.

En opinión del arqueólogo Yohanan Aharoni, el altar hace pensar que habría en Tel Beerseba un templo similar al descubierto en Arad (otro centro fortificado en la frontera del Neguev). Probablemente tanto el altar como el templo, serían desmantelados en la reforma que realizó el rey Ezequías, señalado en el libro 2 Reyes 18:4.

Entre las viviendas visibles en el Tel están las típicas israelitas de cuatro estancias con pilares. La distribución que presenta consta de tres salas paralelas y una transversal al fondo. La sala central era un patio abierto para dejar entrar la luz, ya que no tenían ventanas exteriores en la casa. En una de las viviendas excavadas puede apreciarse un horno y una escalera para subir a la azotea.

A partir de 1994 el arqueólogo Zeev Herzog, llevó a cabo la excavación pendiente en el sistema de abastecimiento de agua del Tel. El complejo está formado por varias cisternas subterráneas interconectadas, a las que se accede mediante una escalera que tiene un eje cuadrado de doce metros y desciende a una profundidad de quince, en cinco tramos. Al final de la escalera un túnel escalonado comunica con los depósitos. Estos alcanzan una capacidad total de 700 metros cúbicos. Los aljibes eran abastecidos a través de un largo túnel que recogía el agua de escorrentía del arroyo Nahal Hebrón.

El estrato II de Tel Beerseba muestra la destrucción de la ciudad a finales del siglo VIII aC. El texto bíblico de 2 Reyes 18:13, informa que fue causada por la incursión militar del rey asirio Senaquerib. Es interesante resaltar la coincidencia de la crónica asiria con la Biblia. Así, la crónica inscrita en un prisma hexagonal hallado en Nínive, describe la campaña militar realizada por Senaquerib en Palestina, mencionando la conquista de 46 ciudades de Judá.

A partir de la destrucción asiria, Tel Beerseba dejó de ser una ciudad fortificada y tras un paréntesis ocupacional, fue habitada por una pequeña población en el periodo persa, helenístico y romano.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

(1) Actualmente tanto en Tel Beerseba, como en Bir al-Sab (la moderna ciudad de Beerseba), como en los espacios cercanos habitados de los wadis (arroyos), no se han encontrado restos materiales del periodo de los patriarcas (primera mitad del segundo milenio aC). Por otro lado, la mención de los filisteos en relación a Abimélec con Abraham es un anacronismo dado que éstos habitaron Palestina varios siglos después

 

Francisco Bernal


Índice de Capítulos

Tel Beerseba
Pozo que la tradición identifica con Abraham
Edificio tripartito con la función de almacén
Altar del sacrificio
Viviendas típicas israelitas
Entrada a las cisternas subterráneas
Boca del tunel de recogida de agua del arroyo Nahal Hebrón

Capítulo Siguiente

Capítulo Anterior

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes