Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Entrevistas

  Forwards

  Arqueología

  Locura General

  Artículos

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


    Capítulo 40

Sambalat, Tobías y Guesem, enemigos de Nehemías


El libro bíblico de Nehemías le describe como un alto funcionario de la administración del rey persa Artajerjes I. Bajo los auspicios de la corte viajó a Jerusalén para reconstruir sus murallas, encontrándose la oposición de Sambalat, Tobías y Guesem, gobernadores respectivamente de Samaria, Amón y de las tierras árabes de Quedar, (Neh 2).

Los hechos pertenecen a la época del retorno de los judíos a su patria, después de sufrir la deportación que llevó a cabo el rey Nabucodonosor de Babilonia. Tras surgir posteriormente el imperio persa con una política que favorecía las costumbres y religiones locales de los pueblos conquistados (edicto que promulgó Ciro el grande, recogido en el conocido cilindro de arcilla de Ciro), los judíos regresaron en varias fases a Judá.

Antes de que Nehemías llegara a Jerusalén ya se había reconstruido el templo bajo el gobierno de Zorobabel y el sumo sacerdote Josué en el año 516 aC. Por entonces se produjo la obstrucción de los samaritanos a las obras del templo, al ser rechazada su colaboración por el yahvismo sincretista que practicaban.

La vuelta del destierro al antiguo reino de Judá, la reconstrucción del templo y la llegada a Jerusalén de Nehemías, un importante cargo de la corte persa con intención de restaurar la capital y sus fortificaciones, fueron vistas como una amenaza por los pueblos vecinos y concretamente por Samaria, de la que dependía Judá hasta entonces en su estructura de gobierno.

La petición que hizo Nehemías de una subvención real (Neh 2:8) para la reconstrucción de los muros de Jerusalén, posiblemente se vería favorecida por una nueva estrategia de la administración persa, al potenciar las defensas de la ruta por el interior de Palestina hacia Egipto que estaba bajo su dominio, por el peligro de que los griegos cortaran las comunicaciones a través de la costa.

Para el arqueólogo David Ussishking de la Universidad de Tel Aviv, la reconstrucción de las murallas llevadas a cabo por Nehemías en el año 445 aC, se harían sobre las antiguas que levantó el rey Ezequías en el siglo VIII aC, para defender Jerusalén del rey asirio Senaquerib.

El texto de Neh 7:4 va en línea con esta idea, al indicar que una vez reconstruido sus muros, la ciudad era grande, espaciosa y había poca gente en ella, por lo que se vio obligado a repoblarla con habitantes de las poblaciones vecinas según Neh 11:1-2.

Otro argumento, es el gran número de puertas que tenía Jerusalén, según la descripción de los libros de Esdras y Nehemías. En la imagen vemos parte del gran muro de 7 metros de ancho construido por el rey Ezequías, hallado por Nahman Avigad en la década de 1970.

Por otro lado, sobre la llamada estructura escalonada de piedra, en el lado oriental de la antigua Jerusalén, la arqueóloga Eilat Mazar, anunció en el año 2009 el hallazgo del muro reconstruido por Nehemías en el siglo V aC, al desmontar una torre que estaba dañada por excavaciones realizadas en la década de los años veinte del siglo pasado. En la imagen se aprecia el muro entre las dos torres defensivas.

Respecto a Sambalat, principal enemigo de Nehemías,que intentó atacar Jerusalén mientras este rehabilitaba los muros (Neh 4:6-8), tenemos referencias en los papiros hallados en la isla de Elefantina, cerca de Asuán, en la primera catarata del río Nilo. En esta isla existía una colonia militar judía, posiblemente desde el reinado de Manasés.

Los papiros encontrados, escritos en arameo, informan de la existencia de un templo consagrado a Yaho que fue destruido en el año 410 aC. Como los judíos de Elefantina no podían reconstruir el templo, el jefe de la comunidad, Jedonías, escribió al gobernador de Yehud (nombre de Judá en el periodo persa), Bagohi, para que le ayudaran en la reconstrucción, comentándole que también había escrito a Delaía y Selemías, hijos y sucesores de Sambalat, con la misma petición.

 “A nuestro señor Bagohi, gobernador de Judea, tus servidores Yedonías y sus colegas, los sacerdotes de la fortaleza de Elefantina… Si le parece bien a nuestro Señor, preocúpate de que se construya este santuario, ya que a nosotros no se nos permite construirlo… Además a propósito de todo este asunto, hemos enviado una carta en nuestro propio nombre a Dalahay y a Shelemyah, los hijos de Sanbalat, el gobernador de Samaría”.  Traducción Jacques Briend, Israel y Judá en los textos del Próximo Oriente Antiguo.

En este documento, del mismo modo se menciona al sumo sacerdote Johanán, nieto de Eliasib, sumo sacerdote cuando llegó Nehemías a Jerusalén(Neh12:10-11).  “…cuando se nos hizo aquel mal, enviamos una carta a este propósito a nuestro Señor y también a Johanán el sumo sacerdote y sus colegas, los sacerdotes de Jerusalén…”  Estos datos proporcionan coincidencias con el texto bíblico de Nehemías y confirman las indicaciones cronológicas de su estancia en Jerusalén.

El nombre de la familia Sambalat también aparece en los llamados "Papiros de Samaria". Los papiros hallados en una cueva del Wadi ed-Daliyed al norte de Jericó, pertenecían a familias adineradas de Samaria, que se habían refugiado de las tropas de Alejandro Magno durante la revuelta samaritana en la que habían quemado a Andrómaco, prefecto de Siria-Palestina. En la cueva se encontraron más de 300 esqueletos, evidenciándose que habían sido asfixiados por el humo de un incendio provocado en la boca de la gruta.

Los papiros de Samaria escritos en paleo-hebreo, estaban en mal estado de conservación. Uno de ellos lleva un sello de arcilla adherido con la inscripción:  “Yahu, hijo de Sambalat, gobernador de Samaria” .

Otro fragmento también menciona a Sambalat en referencia a un documento escrito en Samaria.

Tobías de Amón, igualmente enemigo de Nehemías, formaba parte de una familia yahvista de la que se tiene constancia hasta el siglo II aC.

Procedía de Araq al-Amir al norte del río Yaboc, en Transjordania. Allí se hallaron los restos de un palacio de estilo helenístico llamado Qasr al-Abd, construido por el último Tobías, aunque hay arqueólogos como Stephen Rosenberg, que lo identifica como un mausoleo. Cercano a él hay un grupo de cuevas, dos de las cuales conservan la inscripción de Tobías.

Respecto al tercer opositor de Nehemías nombrado en el texto bíblico (Neh 6:1), Guesem, era rey de Quedar y tenemos referencias del siglo V aC en un recipiente de plata hallado en Tell el-Maskhutah (la bíblica Sucot),al este del delta del río Nilo.

El tazón recuperado estaba junto con otras tres vasijas consagradas a la diosa de Arabia Han-Allat y tiene una inscripción con el nombre de su oferente:  “Qainu, hijo de Guesem, rey de Quedar”. 


Francisco Bernal


Índice de Capítulos

Gran muro de 7 metros de ancho construido por el rey Ezequías
En la parte superior, muro de Nehemías según Mazar
Papiro de Elefantina
Sello de Yahu, hijo de Sambalat, gobernador de Samaria
Cueva con el nombre de Tobías
Tazón votivo con el nombre de Guesem

Capítulo Siguiente

Capítulo Anterior

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes