Con Acento Poét.

  Enfermería

  ERE

  Evangelismo

  Misión Urbana

T por una Sonrisa

Visita a los asilos

  Álbum de Fotos

  Entrevistas

  Forwards

  Arqueología

  Locura General

  Artículos

  Reportajes

  Testimonios

  Enlaces

Inicio


    Capítulo 16

EL MISTERIOSO BELSASAR

Cuando Babilonia apoya la Biblia (III)

Continuamos con la tercera entrega de testimonios arqueológicos que llegan de las entonces tierras de Babilonia, que apoyan la veracidad de las Escrituras. Este artículo está relacionado con el rey regente Belsasar hijo de Nabonido, último rey babilonio, que es mencionado en el libro del profeta Daniel.

Belsasar, era una figura enigmática. Tanto, que no constaba en ninguna fuente conocida que no fuera la Biblia.

Los críticos tachaban de haber errado al autor del libro del profeta Daniel 5:1, al nombrarlo como rey de Babilonia; y situaban la narración del texto bíblico en el siglo II AC.

Fue a partir del siglo XIX, cuando la arqueología empezó a recuperar inscripciones con su nombre.

En 1854 Taylor excavando una torre en ruinas al sur de Irak, encontró varios cilindros pequeños de arcilla de unos 10 cm con escritura cuneiforme. Su amigo Henry Rawlinson tradujo la inscripción, donde se conmemoraba la reparación de la torre del templo de Ur por orden de Nabonido, deseándole una larga vida y salud para él y para su hijo mayor Belsasar.

Posteriormente se han localizado otros documentos babilonios, mencionándolo como hijo del rey o como príncipe de la corona.

Durante unos diez años, Nabonido fijó su residencia en Taima, en la ruta caravanera al norte de Arabia. Por lo tanto no fue casualidad que fuese allí donde se descubrió una segunda estela, en 1980. En ella se narra el establecimiento, en seis oasis, de las colonias que fundó Nabonido para control de las rutas del comercio. Mientras tanto, se relata cómo Belsasar gobernaba en Babilonia durante éste periodo de tiempo.

Y partiendo de este hecho, se explica perfectamente que en el libro de Daniel 5:16, se le ofrezca al profeta ser nombrado el tercer hombre de la corona en jerarquía de gobierno. Esta afirmación es ahora explicada como un detllae de enorme realismo gracias a la arqueología. Belsasar, por la ausencia temporal de Nabonido, era el segundo del trono. Y por lo tanto a Daniel se le daba la máxima autoridad después del hijo del rey Nabonido.

Por poner un ejemplo paralelo reconocido, el historiador griego Heródoto sólo menciona que el día de la caída de Babilonia se celebraba una fiesta. La Biblia informa de personajes y hechos del siglo VI AC, que hasta ahora se desconocían. Las excavaciones han dado veracidad, al texto bíblico además de fijarlo en aquella época.

 


Índice de Capítulos

Registro nombrando a Belsasar
Crónica de Nabonido
Nabonido

Capítulo Siguiente

Capítulo Anterior

Quiénes somos      Contacto      Preguntas Frecuentes